sábado, 29 de agosto de 2009

Langosta

1 comentarios
Imprime esta entrada Esta langosta verdaderamente fue paciente conmigo. Me dejó acercarme y tomar varias fotos de ella. Le fallé.

Estaba usando mi objetivo nuevo de 50 mm. Me dejé llevar por el hecho de que puedo abrir el diafragma muchísimo. En vez de esto, debería haberlo cerrado para que todo el cuerpo de la langosta saliera enfocado.

¡Ay! Como no sé quién dijo, "de donde no hay, no se saca"

Ahora tendré que esperar al próximo verano para intentarlo de nuevo.

Peripecias americanas del 27 de julio, aquí.

Peripecias asturianas del 12 de agosto, aquí.

1 comentarios:

Carlos Lucero says:
jueves, 24 marzo, 2016

mÁS QUE UNA LANGOSTA, ME PARECE UNA HORRIBLE ARAÑA