domingo, 27 de febrero de 2011

El Regreso de Williams Arrensberg, Úrculo

17 comentarios
Un domingo por la mañana, volviendo del ambulatorio la Lila. Al enano nº3 le había dado una reacción alérgica no sabemos a qué alimento.
Después del chute de cortisona el día anterior por la tarde, otra pastilla de lo mismo por la mañana. Menos mal que no se ha vuelto a repetir, pero eso es otra historia.

A lo que iba. Domingo por la mañana, el sol luce ya pero la ciudad está dormida. Las calles recién lavadas, como nuestras caras. Tranquilidad después de la tormenta=botellón. Un placer caminar por Oviedo a estas horas, con la brisa fría en la cara, despertándonos.

Hasta William está solito. Esperando eternamente.

viernes, 25 de febrero de 2011

Oviedo, de noche

14 comentarios
Oviedo es una gozada en las noches suaves. Quiero decir, cuando la temperatura es agradable, que no tiene por qué ser en primavera o verano.

Cuando estuvo aquí G., la hermana de Ironman, disfrutamos de algunas y como no podía ser de otra manera, le enseñamos la ciudad de noche también.

Comenzamos por el centro comercial, la vena del dinero, vaya. Ahí estaba ilumninada, la iglesia de San Juan el Real. Siempre me ha gustado.
Seguimos con unas sidrinas y unas tapas en la sidrería, para entonar. Que dónde estaba la enana? Siendo sábado, con sus amigos.
¡Ay, el amor de familia, qué tierno!

La plaza de la catedral, no podía faltar.Algunos detalles de la catedral:Muy buena idea de los franceses esto de iluminar los edificios por la noche. Es verdad que ya no se ven las estrellas ¡no se puede tener todo!

Mientras tanto, esto es lo que te pasa se eres inmóvil
¡Pobre Anita! ¡No sólo se tiene que fotografiar con todos los turistas, sino que encima se le suben a la chepa! Esta juventud...

Para rematar pasamos por mi iglesia favorita, San Isidoro el Real. No sé si me gusta más de día o de noche

¿A vosotros?

miércoles, 23 de febrero de 2011

23-F. Y tú... ¿cómo lo viviste?

7 comentarios
Treinta años hace.

Tenía yo 11 añitos y el mundo se paró. Estaba en el colegio. De repente todos nuestros adultos se pusieron muy nerviosos a nuestro alrededor. No nos veían, no nos escuchaban. El aire se solidificó a causa de la tensión. Nos metieron en los autobuses y nos facturaron para casa. A todo esto, yo oía: es un golpe de Estado... y me preguntaba "y eso, ¿qué es?"

¡Bendita inocencia!

lunes, 21 de febrero de 2011

Pelayinos

4 comentarios
Buenas de nuevo.

Estas galletitas en realidad deberían tener forma de bolas, pero ahora ya es tarde para solucionar este detalle ya que tanto las galletas como las fotos fueron hechas hace tanto tiempo que ya no me acuerdo. Tal vez incluso el año pasado.

Me estoy enrollando. Simplemente decir que según leo en la receta (de los fascículos de LNE), que he adaptado, que el nombre no les viene de Pelayo, nuestro héroe conquistador, sino de San Pelayo el mártir cordobés del siglo X. Este es el nombre también de la zona de Grado donde se inventaron estas galletas.

Me recuerdan ligeramente a los carajitos del profesor, aunque el sabor de la nuez es más suave.

Pelayinos
28 galletas

Ingredientes:
  • 300 gr. nuez
  • 200 gr. azúcar
  • 2 huevos
Método:
  1. Muele la nuez. Es mejor hacerlo con algo del azúcar para que no suelten la grasa y se peguen a las paredes del molinillo.
  2. Añade el resto del azúcar y los huevos y mezcla bien.
  3. Enciende el horno a 200º C.
  4. Haz bolitas con la masa, colócalas sobre una placa de horno forrada de papel de hornear y hojas de silicona.
  5. Hornea por 10 min. hasta que estén doraditos, pero húmedos en el centro.

domingo, 20 de febrero de 2011

Anunciando la primavera

11 comentarios
Una vez más el ciruelo japonés florece contra viento y lluvia. Le acompañan los narcisos y las camelias. Un toque de color para alegrarnos la espera. Un anuncio de esperanza. En definitiva, la antesala de la primavera.

jueves, 17 de febrero de 2011

Galletas de manzana

6 comentarios
Tengo esta sección galletera ligeramente abandonada y me disculpo por ello. La verdad es que tengo varias recetas hechas, probadas y fotografiadas así que me pongo a ello sin más dilación.

Ahora que vuelve el fresquito, os traigo estas galletitas de manzana. Son en realidad bocaditos de bizcocho con sabor a invierno: manzana y canela.

Las hice cuando estaba mi cuñada G. de visita. Le gustaron tanto que incluso apuntó la receta. Por si acaso la ha traspapelado, se la repito aquí.

Galletas de manzana
21 galletitas

Ingredientes:
  • 250 gr. manzana, en cuadraditos
  • 100 gr. mantequilla; mitad a temperatura ambiente
  • 45 gr. azúcar
  • 1 huevo
  • 150 gr. harina
  • 1 cucharadita levadura química
  • una pizca canela en polvo
Método:
  1. Derrite la mitad de la mantequilla en una sartén. Añade primero el azúcar y luego las manzanas. Sofríe hasta que se caramelicen. Añade la canela. Reserva.
  2. Bate la mantequilla en pomada. Añade el huevo y mézclalo bien.
  3. Enciende el horno a 180ºC.
  4. Incorpora harina y levadura a la masa de mantequilla. Por último las manzanas.
  5. Forra una bandeja de horno con papel de hornear u hojas de silicona. Coloca cucharitas de masa sobre la bandeja.
  6. Hornea durante unos 15 a 20 min. hasta que estén doraditas.

domingo, 13 de febrero de 2011

Sin título

11 comentarios
Situación: un domingo llovioso hace algún tiempo en la plaza del Paraguas.

¿A alguien se le ocurre un título para esta foto?

jueves, 10 de febrero de 2011

Reflexión

8 comentarios
La enana nº 1 está en plena eclosión adolescente. Simplemente verme la pone de mal humor. Mis piropos la sacan de sus casillas o le producen llanto de pura rabia.

Esto me ha traído a la memoria tiempos no muy lejanos, cuando le gustaba el contacto físico y directo conmigo, cuando buscaba mi proximidad y le gustaban mi elogios.

Madres del mundo: aprovechad mientras podáis porque ese tiempo se va. Ya veremos si vuelve.

lunes, 7 de febrero de 2011

Por fin, la nieve

10 comentarios
Ayer disfrutamos un día maravilloso en Pajares.

Cuando me calcé los esquís, pensé que mis piernas se iban a hacer un nudo, pero no. Esto no se olvida tan fácilmente.

Hoy me duelen los músculos. Con cada tirón me acuerdo de nuestro día de ayer: al aire libre, disfrutando del sol, las montañas y la nieve, con las mejillas rosaditas.

Fue perfecto.