jueves, 28 de octubre de 2010

Melancolía

12 comentarios
No es que no pase nada en nuestro pequeño núcleo familiar y a falta de fotos que lo ilustren, me he decidido por esta antigüedad rodante que me topé ayer. O antes de ayer. Todos los días son más o menos iguales... En todo caso, saqué mi nueva cámara compacta del bolso y lo capturé. Pensar que no hace tanto tiempo en tal coche cabía una familia como la nuestra... más todo el equipaje. ¡Quién nos ha visto y quien nos ve!

En fin, que en aras de la futura memoria voy a relatar los últimos acontecimientos.
  1. Al enano nº3 le han diagnosticado una tendinitis en la rodilla izquierda. Lleva desde el diez del presente mes de reposo. Por un lado tengo que correr menos, por otro la preocupación me corroe. Él se lo está tomando muy bien, es muy disciplinado (será su mitad teutona) y dice que ya no le duele. La prueba del algodón es cuando vuelva al fútbol.
  2. La enana sigue encantada en el instituto. Esta semana hubo reunión allí. Me gustó su tutor. Conocí algunas madres de algunos compañeros. La frase que viene es un poco hortera, pero lo digo como lo siento: está floreciendo. Espero no equivocarme y pegarme una buena torta cuando lleguen las notas.
  3. El enano nº2 está trabajando duro para que lo mandemos al insti el año que viene ya. Me tiene asombrada a la par que satisfecha. A veces recae en sus manías escaqueatorias (es un maestro en el escaqueo) pero nada que ver con lo que era.
  4. Ironman ha dejado de entrenar como quien dice. La familia aún se está adaptando. Esta semana está fuera. Duermo fatal sin mi gran oso de peluche.
  5. El otro día me dio por ponerme un baño de color para tapar las canas. Bueno, he sido coaccionada por Ironman y los enanos. Odio mi pelo. Odio el color de mi pelo. Ahora tengo que esperar seis semanas de lavados para recuperar mi pelo. Aunque sea con canas.
A pesar de estos días tan bonitos la melancolía me invade. No me apetece que los días se acorten. No me apetece la lluvia. No me apetencen los árboles desnudos. Aún tengo un artículo sobre mis playas favoritas de Tenerife, otro sobre la subida al Teide, algunas recetas en mi cabeza y en mi cámara pero no me siento con fuerzas para nada.

Este mes se me está haciendo interminable. Todavía no he decidido si esto es bueno o malo. Hoy he puesto dos lavadoras y aún me queda una. Me voy al supermercado.

domingo, 24 de octubre de 2010

Antepasados

8 comentarios
El pasado domingo dimos una vuelta por el Fontán.

Se puede encontrar de todo, como en botica. Siempre que sea viejo, se diría que algunos objetos los han sacado de la basura.

También encontramos algunos antepasados de mi cámara. ¡Qué ganas de probar a disparar con alguna de ellas!

sábado, 23 de octubre de 2010

Arepas con carne mechada

14 comentarios
Es este un platillo venezolano, aunque supongo que en otros países de Centroamérica también lo hay. En todo caso, en Tenerife es fácil de encontrar y a mí me encanta. Se trata de una tortita de maiz rellena de lo que uno quiera. Mi preferida es carne mechada con queso y así os la traigo. Otras posibilidades son acuacate y pollo, jamón y queso...

Carne mechada en este caso quiere decir desfilada con el tenedor, no mechada en el sentido español. Queda muy jugosita y sabrosona. Está más rica de un día para otro, como todos los guisos. Los diferentes sabores se unen creando uno nuevo. Se puede comer también acompaña de una ensalada como segundo plato.

Arepas con carne mechada
Siete arepas (sobra bastante carne)

Ingredientes:

Para la carne mechada:
  • 1 kilo de falda de ternera, en un trozo
  • 4 pimientos rojos (medianos)
  • 2 cebollas grandes
  • 1 lata pequeña tomate triturado
  • 1 puerro grande
  • 3/4 cabeza de ajos
  • sal y pimienta al gusto
  • aceite oliva
Para las arepas:
  • 2 tazas harina de maiz blanco precocido
  • 2 1/2 tazas agua
  • sal
  • aceite
Método:
  1. Pica groseramente el puerro, dos pimientos, una cebolla. Machaca la sal gorda (por ejemplo una cucharadita) y media cabeza de ajos en el mortero. Pon la carne en una olla con las verduras y la mezcla de ajo y sal. Cubre con agua y cuece durante unas dos horas a fuego lento.
  2. Saca el trozo de falda. Ráscalo con un tenedor, de manera que la carne se desfile.
  3. Pica la otra cebolla, el resto de pimientos y el resto de ajos (si tienes más paciencia que yo más pequeñito de lo que yo lo hice). Pon aceite a calentar en una cazuela grande. Sofríe la verdura, añade la carne y el tomate triturado. Deja cocer una media hora a fuego lento. Ya está. Resérvalo.
  4. Vamos con las arepas. Pon en un cuenco la harina, añade poco a poco el agua. Haz tortitas con la manos.
  5. Coloca una sartén con algo de aceite y dora las arepitas por los dos lados.
  6. Enciende el horno a 180ºC. Coloca las arepas en una fuente para el horno. Hornéalas 15 min.
  7. Corta cada arepa transversalmente y rellena generosamente. Puedes también añadir una loncha de queso edam.
¡Qué aproveche!

viernes, 22 de octubre de 2010

Todos los sábados son carnaval

14 comentarios
Hoy en día la moda dicta taconazos. A las niñas también. Supongo que son las prisas por crecer. el caso es que todas las niñas entre 13 y 16 años van encaramadas sobre unos zancos inverosímiles. Todos los sábados es carnaval. No sólo eso. También se maquillan y se visten, por llamarlo de alguna manera, con unas faldas que yo llamo cinturones. Aparte de ir semidesnudas, pero eso es otro tema.

Nuestra enana tiene 15 años. Y medio. Ella no es la excepción. Hasta hace poco tenía prohibido comprarse este tipo de tortura zapatos (no somos ilusos, si la niña quiere ponérselos, se los presta una amiga y listo). Pero luego Ironman y yo nos dimos cuenta de que esto es una fiebre. Como todas los virus esto hay que sudarlo. Nosotros, claro. Esperamos que se le pase y algún día deje de torturarse. Hasta que ese día llegue, cada viernes vuelve con par nuevo. Y van tres. Bueno, dos porque las sandalias (que ahora me parecen hasta pequeñas por comparación) ya las había adquirido.

Otra historia para no dormir que me ha contado, es que las niñas no llevan ropa interior debajo de la falda-cinturón. Espero que esté exagerando. Desde entonces le digo que se ponga pantalones...

miércoles, 20 de octubre de 2010

El mágico poder de la palabra FAMILIA

8 comentarios
Bastó tan sólo a mis enanos saber que aquellos niños compartían con ellos un pedacito de ADN. El hielo se derritió instantáneamente al calor de la certeza de la familia.

Y es que a pesar de haber crecido en la otra punta de la geografía española, siempre me he sentido cercana a mis tíos, abuelos, primos. Son veraneos ligando con holandeses (o suizos, alemanes, italianos, belgas...) en el Médano, algunas navidades comiendo en casa de tío Ernesto, muchas veladas y jornadas a base de risas.

Basta poner el pie en la isla encontrarme con alguna prima que esté en el club para que en seguida se organice una cena de primos (esto suena no muy bien, pero ya me entendéis). Parece que la tradición se perpetua en mis enanos. Esto me gusta.

martes, 19 de octubre de 2010

Bocaditos de limón

18 comentarios
Hace frío, hace muuuuuuuuuuuucho frío. El cielo está de un azul rabioso, el viento directamente importado de Siberia me hiela la sangre. Vale, estoy exagerando. Voy a ser positiva, me hace pensar en la nieve, las montañas, el esquí...

¡No os preocupéis! ¡Qué no cunda el pánico! Os traigo un trocito de verano. Estas galletas son refrescantes a la vez que crujientes. Como un baño de sol a la orilla del mar.Bocaditos de limón
Unas 17 galletas

Ingredientes:
  • 125 gr. harina
  • 50 gr. azúcar glass
  • ralladura de un limón y medio pequeños
  • 100 gr. mantequilla, a temperatura ambiente
  • más azúcar glass para rebozar las galletas
Método:
  1. Mezcla harina, azúcar y la ralladura de limón. Añade la mantequilla y amasa hasta obtener una masa. Haz una bola con ella.
  2. Deja que repose en la nevera una media hora.
  3. Enciende el horno a 180º C y prepara una bandeja con una hoja de silicona o papel sulfurizado.
  4. Haz bolitas de 3 cm de diámetro más o menos y colócalas en la bandeja, separadas unas de otras pues se extiende bastante.
  5. Hornea unos 15 min. o hasta que la base comience a dorarse.
  6. Deja que se enfríen completamente. Coloca azúcar en un bol y reboza las galletas una a una.
Si el frío es muy intenso, consume de tres en tres.

lunes, 18 de octubre de 2010

Los Clásicos

16 comentarios
Hace tiempo se me metió la idea en la cabeza de que mi labor como culturizadora de mis enanos debería incluir también las grandes películas clásicas.

Cuando era pequeña, después del almuerzo el sábado y el domingo, nos sentábamos en el salón para ver la película de la sobremesa: un clásico. Musicales, dramones, comedias, western.

Entonces, en 1985, se emitió Superman I con Christopher Reeve por primera vez en la tele. Fue la pionera del cambio. A partir de ese momento, el lapso de tiempo desde un estreno en el cine hasta que era emitido por la tele se fue acortando. La llegada del VHS fue el golpe mortal.

De todas maneras, en casa los enanos sólo ven lo que está previamente grabado y cuando tienen tiempo que es más bien casi nunca.

Algunas películas que tenía en el recuerdo con cariño, como El viaje al mundo en 80 días, no han sobrevivido el paso del tiempo. Es larga y tediosa. Es de aquellas tan largas que hacían una pausa en el cine para ir al baño y estirar las piernas. Está hecha con la idea de mostrarle al espectador otros paisajes, otras culturas, otros modos de vivir. De viaje de aventuras intrépido poco ha quedado.

Las reacciones de los enanos son diferentes. Antes de que penséis que soy una torturadora, son estrictamente voluntarias.

El enano nº3 si la peli es en blanco y negro ya se aburre. La enana mayor suele sacarles más partido. El enano nº2 se concentra cual cubito mágico y luego le da vueltas analizándolas.
Estas son sólo algunas de las que ya hemos visto. Gracias a Dae, tengo una lista muy útil. Se admiten más sugerencias. Por ej. ¿alguien se acuerda del título de aquella peli española en la que quieren mandar a unos españoles a la Luna y los entrenan en la Meseta?

¿Qué me decís? ¿Qué película de la infancia os trae buenos recuerdos?

domingo, 17 de octubre de 2010

Aves del Paraíso

12 comentarios
Toda Santa Cruz está llena de estas flores.

Las estrilicias me encantan, por la fuerza de su colorido, por su forma, por los recuerdos que me trae.
Había tantas, eran todas tan bonitas, no pude resistirlo.

sábado, 16 de octubre de 2010

Crujientes de avellana

14 comentarios
No os dejéis engañar por el humilde aspecto de estas galletas. Son deliciosas. Aquellos afortunados que las han probado piensan que son integrales. No, no son integrales. De hecho, no hay nada dietético en ellas. Simplemente la avellana molida les da una textura... ¡um! y el aroma a café ¡ah!, justo lo necesario para darle ese toque especial. No puedo expresarlo con palabras. Hay que probarlas.

Crujientes de avellana
Unas 45 galletas

Ingredientes:
  • 290 gr. harina
  • 230 gr. azúcar moreno
  • 30 gr. maizena
  • 1 cucharada café soluble (descafeinado)
  • 200 gr. mantequilla, fría en cubitos
  • 1 cucharadita esencia de vainilla
  • 90 gr. avellanas tostadas y molidas
Método:
  1. Mezcla harina, azúcar, maizena y café soluble en un bol. Reserva.
  2. Añade la mantequilla y la vainilla. Córtalo todo con ayuda de dos cuchillos hasta que todo tenga la textura de unas migas. También se puede hacer con un robot de cocina (que yo no tengo).
  3. Incorpora la avellana molida. Amasa lo necesario hasta que ésta sea una masa lisa y homogénea. No mucho, que sino sale el gluten y eso no es bueno para estas galletas ni ninguna ahora que lo pienso.
  4. Haz dos bolas, envuévelas en papel transparente y deja que reposen al menos una hora en la nevera. Puedes dejar la masa en la nevera un par de días, incluso congelar la mitad para otra ocasión.
  5. Enciende el horno a 175ºC. Corta las galletas usando esta técnica.
  6. Hornea durante unos 12 a 15 min. Como siempre, hasta que estén doraditas.
  7. Deja que se enfríen en una rejilla. Consume con moderación... o no.

viernes, 15 de octubre de 2010

Museo Etnográfico en Somiedo

6 comentarios
No sólo nos quedamos el domingo en Pola de Somiedo. El lunes y el martes también.

El lunes llovió, llovió y llovió. ¿Qué hacer? Juegos de sociedad, apilarse todos en la cama a ver una peli, repasar un poco de alemán, recorrernos de cabo a rabo el pueblo, visitar la oficina de turismo que tiene una exposición magnifica sobre la geografía de la zona, la fauna, la flora y por supuesto, comer.

El martes continuaba lloviendo. Nuestro objetivo de ver los lagos de cerca no era una opción. La cambiamos por el museo etnográfico.

Este museo se divide en la casa de los oficios en Pola de Somiedo y las casas teito en Veiga. Como me gusta ver el vaso medio lleno, casi me alegro de que haya llovido. De lo contrario jamás lo hubiéramos visitado.
¿Qué tenemos aquí? La rueca, la lavadora y las maletas. Todo de madera. También instrumentos para trabajar el hierro, como ese enorme fuelle para el fuego. La supersierra para la madera y la piedra para afilar.

Pudimos ver los aperos de la caza y la pesca, las madreñas y un montón de cosas más que ahora no recuerdo.Las casas teito están en Veiga. Nos las enseñó un paisano del pueblo. No se limitó a abrirnos las puertas. Nos contó cómo se vivía ahí hace tan sólo veintiseis años, en estas casas. Con sus mini camas, sus hornos de leña, su establo debajo, su corral para el puerco, sus techos de brezo.Entonces me acordé de cuando iba de monte con los scouts (de los siete a los diez y siete años), no me preguntéis a dónde. Yo era como ganado, a donde me llevaban yo iba. Me acuerdo de los paisanos con sus madreñas, el único calzado que no se queda en el barro. Me acuerdo del ganado. Me acuerdo de los niños. Sí, cuando yo era pequeña no hace tanto tiempo, en los pueblos había niños. Ya no. Y tengo que concluir, una vez más, que la política francesa de redistribución de la población es mucho mejor (y la de familia también, pero esa es otra historia). Bueno, la nuestra es inexistente. Francia está sembrada de pueblitos. Todos tienen al menos una fabriquita cerca donde los francesitos pueden trabajar. El gobierno francés se ha ocupado de obtener muchas ventajas para sus granjeros y ganaderos con la PAC a nivel de la Unión Europea. Todos los pueblos tienen su escuela. Todos los pueblos están bien comunicados. La mayoría de los franceses pueden construirse una casa con jardincito acorde con su sueldo (con un crédito blando).

¿Qué se nos ha ocurrido a nosotros? Turismo. Especulación. ¿Cuáles son las consecuencias? Desertización del campo, desertización del centro del país, ciudades gigantes, acumulación de gente en las mismas.

De vuelta a Veiga y sus casas teito.
El techo por dentro:Las tejas allí sirven para algo más que para cubrir un tejadoEl río bajaba cargadito de aguaLa bruma seguía con nosotros. Habrá que volver.Y ahora tengo cinco minutos para ducharme, vestirme, peinarme (ja, ja, ja) y acicalarme antes de salir corriendo para una cena. ¡Qué aproveche!

miércoles, 13 de octubre de 2010

La Malva, Pola de Somiedo

8 comentarios




Llenos de ilusión nos trasladamos durante tres días a Pola de Somiedo, para recorrenos la zona.

Llegamos el domingo. El tiempo no acompañaba que se diga. Arriba en los lagos aún menos, así que nos recomedaron recorrer el paseo de la Malva, más o menos de Pola de Somiedo hasta Castro, bordeando la montaña.

La zona es preciosa, exuberante vegetacion, pajaritos piando, arañitas, abundante agua (cayendo del cielo también), tal vez lobos y osos pero estos no se dejaron ver...Los árboles están aún bastante verdes, pero el otoño está presente al menos en el suelo...A veces las nubes se movían para dejarnos ver el cielo azul.Me fascinan las cortezas de los árboles. Algunos son lisas, otras retorcidas, otras un patchwork de colores. Esta particularmente nunca la había visto, son perfectos rombos!Creo que este paseo se llama así por la central hidráulica del mismo nombre. En parte del recorrido HC ha colocado carteles informativos de los árboles autóctonos, una especie de jardín botánico muy interesante, que os recomiendo si os acercáis por ahí.

Por supuesto los enanos nos acompañaron. Ahora son ellos los que tienen que esperar por nosotros. Aún así consegui alguna instantánea de ellos.En definitiva, una caminata corta pero intensa. Perfecta para hacer boca para las próximas excursiones.

sábado, 9 de octubre de 2010

Suma y sigue

18 comentarios

Estoy hablando de mis años.

viernes, 8 de octubre de 2010

La Gomera

8 comentarios
Hoy ha hecho un día de verano, pero no de verano de aquí sino del verano del sur. Imagino que este es el clima que provoca el asesinato en "El extranjero" de Camus. Es de volverse loco.

Sea como fuere, me he acordado de nuestra visita, fugaz, a la isla de la Gomera. Nuestra amiga Triple D se ofreció a enseñárnosla en un día.

Aquí se la puede ver con unos cuantos enanos en la cubierta del ferry. Cuando llegamos teníamos el pelo unos milímetros más largos, pero esa es otra historia.
Después de una hora de viaje, ahí estaba: La Gomera. Como era pleno agosto, la atmósfera estaba bastante opaca. Habrá que volver.

A la Gomera sólo se puede llegar en barco, bueno, hay un pequeño aeropuerto pero Triple D dice que no se atrevería ella a ir en avión. Ella sabrá porqué. De todas maneras en el ferry puedes llevar tu coche que es absolutamente necesario al menos para llevar a cabo nuestro plan: recorrenos la isla parando en casi todos los miradores.Este es la primera parada. La mejor panorámica del Teide. Al menos eso me han dicho. Habrá que volver.

El calor apretaba. Resulta que cuando sopla lo que los lugareños llaman viento del sur (pero que viene del este, de África) uno se da cuenta de lo que serían las islas Canarias sin los alisios: otro desierto. Resumiendo: 40ºC.

Llegamos a la conclusión de que bajar la cabeza con este calor ayuda:Aunque tal vez fueran las nulas ganas de hacer una visita culturo-paisajística...

Nuestra aventura comenzó en la capital, donde llega el ferry: San Sebastián de la Gomera. Nuestro destino era el Valle del Gran Rey, pasando por el parque natural de Garajonay.

Después de algunas paradas más para admirar el paisaje con sus imponentes montañas, tal vez un poco seco es verdad es que era agosto... habrá que volver,llegamos a lo alto de la isla, al parque de Garajonay. Con su laurisilva.Nos adentramos si quiera un poco en ella. El bosque de laurisilva no sólo es precioso, sino que está libre de alimañas. Otro día hablaré de él.

En este punto, en frente del roque de Agando se conmemora el gran incendio de 1984 cuando veinte personas murieron intentando extingirlo, entre ellos el gobernador de la isla (eso sí es darlo todo por el pueblo y lo demás son cuentos).El parque se llama así en honor de Gara y Jonay, una leyenda parecida a Romeo y Julieta.

Seguimos nuestro periplo en dirección a Valle del Gran Rey, parando primero en otro mirador:donde las palmeras canarias ya comenzaban a hacer aparición. Pero antes de llegar, paramos en la Laguna Grande,a tomar un refigerio antes de que se nos fundieran los plomos. Paradójicamente, se trata de una gran llanura seca.

A pesar de los 40ºC, los niños revivieron a la vista de los juguetes:Y por fin, después de hidratarnos y comprar agua, llegamos al Valle del Gran Rey:El paisaje cambia radicalmente. Aquí son todo palmeras y es bastante más verde, aunque en agosto esté seco. Habrá que volver.
Nos sentamos en una terracita. Comimos el mejor pulpo a este lado del Atlántico. Los enanos se bañaron...... se nos hizo tarde. Tuvimos que volver a uña de caballo para no perder el ferry. Claro que después de un día de calor intenso y muchas emociones, los enanos cayeron rendidos:

Conseguimos llegar a la hora para meternos en la barriga del ferry:De regalo, en la vuelta los delfines nos acompañaron, pero de eso no tengo fotos. Habrá que volver.