martes, 30 de junio de 2009

Bajo el sol jaguar, Italo Calvino

6 comentarios
Tengo una librería llena de libros. Muchos ya me los he leídos. Otros son de mi mejor mitad. Un tercer grupo está compuesto de obras que me he leído demasiado pronto, no las entendí en su momento. Casi es peor que no haberlas leído, creo.

El otro día buscando un libro me topé con éste. Supongo que ya lo habré leído. Digo supongo, porque no dejó huella en mí. Gracioso, cuando era una niña, de unos 11 ó 12 años, no entendía por qué se guardaban los libros. En mi inocencia infinita, pensaba que una vez leído, ya nunca se me olvidaría, por lo tanto no era necesario guardarlo. Ahora a veces me acuerdo del argumento, a menudo sólo puedo decir si una novela me gustó o no. Será mi memoria de pez.

Italo Calvino es uno de mis autores preferidos. No me importa leerlo de nuevo. Tal vez ahora lo aprecie aún más. Me gusta porque tiene un estilo inquietante. Al principio parece simplemente un relato banal, con una prosa depurada. Luego van apareciendo los detalles, la alarma se instala. Me leo el resto del relato con el corazón en el puño. En cada frase, a cada página, se puede producir la sorpresa. Tal vez la sorpresa es que no ocurre nada. Calvino es un maestro cuando se trata de mantener la tensión. Es como un ruido sordo, al fondo, cuesta darse cuenta, porque no desaparece nunca. No es terror, no es intriga, es una tensión constante, con un estilo literario delicioso. Es muy versátil, siendo capaz de escribir las historias con enfoque y estilo diferente. De pronto te sientes en la cabeza del personaje, como distante y lejano en otro relato.

Esta obra son tres relatos cortos, tomando los sentidos como punto de partida, como inspiración. Una pena que Italo Calvino no pudiera añadir tacto y vista, la guadaña se lo llevó antes.

Si tengo que escoger uno de los tres, me quedo con el olfato, que son tres en uno. ¿Alguien ahí fuera lo ha leído? ¿Cuál fue tu favorito?

domingo, 28 de junio de 2009

Primera parada: los armarios

10 comentarios
Este es el armario que los enanos comparten. Aquí está colgada toda su ropa, de verano y de invierno. Debajo están las ropas de deporte y los jerseys. Más abajo aún, los zapatos. Me ha llevado un tiempo ordenarlo. Ahora se trata de mantenerlo.

En el armario de la enana no me atrevo a meter la mano. Es más, dudo que me dejara. Ya es mayorcita para esto, ¡qué decida ella!

Aquí está la otra parte del armario de los enanos. Antes no se podía cerrar la puerta. La ropa se deslizaba ineludible y suavemente hacia fuera. Eso es lo que pasa cuando todo el mundo mete la mano ahí dentro sin cuidado.
Sólo hay que echarle una ojeada a mi armario para comprender el por qué, el origen de este caos: de tal palo tal astilla. Sí. Es una vergüenza. Pero es lo que hay. El primer paso para mejorar es reconocer lo mejorable, así que ahí va:

- Me llamo Conguito y soy desordenada.

Caos y desorden, tu última hora ha llegado.
¡Victoria!
Recompensa: he encontrado 10€ y la tarjeta del seguro. ¡Estoy muy motivada para seguir!

viernes, 26 de junio de 2009

Fin de la partida...

2 comentarios
...inserte una moneda si quiere continuar.

El cole ha terminado. Nueve meses y medio han pasado. Hemos sobrevivido a las prisas, los exámenes, los trabajitos, las representaciones teatrales, los puentes, las actividades extraescolares, las lesiones variadas. Una vez más. No más uniformes, ropa de gimnasia, libros, libritos y librazos, libretas, estuches, flautas, reglas, cartabones, calculadoras, mochilas, maletas, autobuses, paradas, gomas, rotuladores, marcadores, lápices, pegamento, tijeras, tipex, exámenes...

De golpe y porrazo tenemos tooooooooooooooooodo el día libre.

Dos meses largos para reponerse. ¡Qué vida privilegiada! Estos enanos están a las puertas del mejor verano de sus vidas. De nuevo. Diez semanas para olvidarse de la tabla de multiplicar; de todo lo aprendido, ¡hasta de leer y escribir!

En breve estos enanos serán transportados hacia la costa. Al paraíso, donde se está siempre fuera, volviéndose cada día más salvajes. Donde sólo se entra para comer y dormir. Donde no existen más obligación que la de divertirse.

Esta entrada no está sólo dedicada a mis enanos, sino a todos los enanos (y no tan enanos, supongo que los profes también entran...). A todos los enanos escolares del mundo mundial ¡Felicidades! ¡Lo habéis conseguido otra vez!

jueves, 25 de junio de 2009

Muzenmandeln

4 comentarios
Si lo pienso, me es difícil decantarme por una galleta en concreto. Si no lo pienso, también. Estas en especial me encantan, porque sólo se pueden comprar durante la época de carnaval, en Alemania. Luego, o te las haces, o esperas.

No sé cómo llamarlas en español. Le he preguntado a mi mejor mitad qué significa Muzenmandeln, pero no lo sabe. El diccionario tampoco me responde. Así que habrá que dejarlo así: Muzenmandeln.

No es carnaval, sin embargo no estoy estoy en Alemania. Ya no hay fútbol, ni karate, ni ballet, ni deberes, ni música. Estamos muy relajados. Así que, para los relajados, la receta.

Muzenmandeln
De Backen macht Freude

Ingredientes:
  • 325 gr. harina
  • 1 1/2 cucharadas levadura química
  • 100 gr. azúcar
  • 2 huevos
  • 1 pizca sal
  • 100 mantequilla, derretida
  • azúcar para espolvorear
  • aceite de girasol para freír
Método:
  1. Tamiza la harina y levadura juntas en un cuenco.
  2. Añade el resto de ingredientes y forma una masa con ellos.
  3. Sobre una superficie enharinada, extiende la masa con el rodillo dejándola del grosor de un cm.
  4. Con la ayuda de una cucharilla, corta trozos de masa con forma de gota.
  5. En una sartén profunda, o en una freidora si tienes, calienta aceite de girasol. No intentes freír las gotas con el aceite frío. Se convertirá en migajas supergrasas que tendrás que tirar. Lo sé por experiencia.
  6. Fríe las gotas por tandas, hasta que estén bastante doradas.
  7. Sácalas de la sartén con una espumadera y déjalas sobre papel absorvente.
  8. Cuando aún están calientes, espolvoréalas con azúcar.
Un vistazo al interior de una Muzenmandel
Tal vez en el futuro, les añadiré un poco de almendra en polvo y les quitaré algo de mantequilla para compensar el exceso de grasa.

miércoles, 24 de junio de 2009

San Juan

2 comentarios
Hoy es ese momento del año en el que podemos quemar lo que no nos gusta. Simbólicamente hablando. Dentro de mi pequeño universo, lo que de verdad quisiera sería tirar todos los apuntes de las oposiciones en el coche, acercarme a la playa más cercana para hacer un aquelarre maravilloso con todos ellos. ¡Cómo disfrutaría quemándolos! Como no es posible, (a lo mejor me da la neura y vuelvo a intentarlo, en cuanto se me olvide el sufrimiento) la enana y yo hemos quemado unas cuantas cerillas en el baño. Ya en el plano nacional, sería fantastico hacer un paquete con el terrorismo, los nacionalismos y este gobierno. Acto seguido mandarlo a la extratosfera de donde nunca pudieran regresar. Para redondear y siguiendo con la carta a los Reyes Magos, mundialmente estaría bien que nos abandonaran las guerras, las hambrunas-pobrezas-miserias y los dictadores (normalmente causantes de las dos anteriores). Parezco Cándido en el mejor de los mundos posibles.

Lo que me ha provocado una reflexión. ¿Qué quiero echar a la hoguera? ¿Qué me sobra? Verdaderamente, esta es una pregunta ambiciosa. Se me agolpan mis defectos en la cabeza. Pero creo que ya es tarde para acabar con ellos: la impaciencia, la mala sangre, las ganas de criticar, los malos hábitos alimenticios, la grasa... (me parece que esa la tengo que quemar en el gimnasio).

Ante esta dificultad, he decidido orientar las reflexiones hacia nuevos proyectos. ¡Uf! No voy a poder parar ni un minuto. Tengo que organizar esta casa: la alacena, los armarios, los altillos (a lo mejor me encuentro algún ser vivo, como aquel señor en Japón), recuperar mi mesa en estos momentos sepultada bajo cientos de fotos (no, no estoy exagerando tengo que ordenar y colocar fotos desde el 2002), intentar colocar todos los libros en la biblioteca o lo que es lo mismo: misión imposible, remodelar el cuarto de la enana que se le ha quedado demasiado infantil. Probablemente abrumada por la tarea, se me esté quedando algo en el tintero.

¿Qué hago aquí sentada? La obra es titánica. No hay tiempo que perder. Ahora mismo me pongo a ello, ¡tengo tarea para cinco años mínimo! Seguro que cuando esté todo a punto, toca mudarse.

martes, 23 de junio de 2009

Capítulo XI El Cairo

0 comentarios
A la mañana siguiente nos levantamos muy temprano para ir al aeropuerto de Abu Simbel, de allí a Assuan y seguidamente a El Cairo.

Ya nuestro guía, la noche anterior, de una forma entre misteriosa e inapelable, nos había comunicado que aunque ellos hacían todos los esfuerzos porque el plan se cumpliera, quizás, tal vez, no pudiéramos llegar a El Cairo y tuviéramos que quedarnos algunas horas en Assuan, donde, por otro lado, seríamos tratados muy bien.

Bien, pues esta especie de amenaza se materializó, en ausencia de nuestro guía, que había desaparecido, yendose con otros dos turistas, con más suerte que nosotros a... precisamente El Cairo.

Dejados en el aeropuerto de Assuan, en compañía de guías desconocidos, que nos anunciaron que tendríamos que pasar todo el día en Assuan, tuvimos que emplearnos a fondo, y exigir que nos llevaran a El Cairo, tal como estipulaba nuestro plan de viaje.

Una de nuestras compañeras dirigió la operación "protesta", llegando a hablar hasta con la agencia en España.

El único que había conservado el plan de viaje era C., mi marido. Al llegar a Egipto nos habían pedido los papeles de la agencia, pero C. le pidió a M., nuestro primer guía, fotocopia del mismo, a lo que no se pudo negar. Eso nos sirvió mucho, pues allí estaba la hora del vuelo Assuan-El Cairo y hasta el número del vuelo.

Después de un cierto desconcierto, aparecieron cinco plazas en el avión, al cual nos subieron a uña de caballo. Cuando ya estabamos dentro del avión comprobamos que faltaban dos personas de nuestro grupo, información que no nos habían dado.

Esto hizo que viajáramos inquietos. Al llegar al aeropuerto de El Cairo, nos fue aclarada la situación. Nuestros dos compañeros venían en el vuelo siguiente. Se nos ofreció llevarnos al hotel, donde podríamos esperarlos con toda comodidad, pero optamos por quedarnos hasta que llegaran. No queríamos más sorpresas. Al fin llegaron y pudimos olvidarnos del incidente. "Cosas egipcias" nos dijimos.

Moraleja: "Nunca sueltes un plan de viaje suministrado por la agencia... y ningún otro papel".

Nos llevaron pues, atravesando El Cairo al Hotel Conrad en la avenida del Nilo. Gran hotel, con magnificas vistas sobre el río. Nos alojaron en la planta Ejecutiva, que entre otra cosas tenía buffet frío y refrescos todo el día y caliente durante dos horas al día, con posibilidad de tomar bebidas alcohólicas, en un gran salón reservado a tal fin en el piso 22.
Mientras atravesábamos la ciudad, para llegar al hotel, ya nos dimos cuenta del enorme caos de esa aglomeración humana, una de las mayores del mundo.

Según oímos, fue proyectada para cuatro millones de habitantes y va camino de los dieciocho.
Una densa capa de contaminación la cubre, y las bellezas que contiene están sumergidas en el hiperurbanismo, que la posee. También hay mucha basura a la vista, pues los cairotas tiene la costumbre de dejar lo que les sobra encima de las terrazas de las casas, así sean restos de algún arreglo, como ladrillos o cemento, o trastos viejos de diversos usos. Sospecho que el servicio de recogida de basuras no está muy extendido y/o no es eficaz.

Se veían muchos minaretes de las innumerables mezquitas y bastantes cruces de las iglesias cistianas.

Al llegar al hotel fuimos directamete al salón Ejecutivo donde tomamos unos canapés y unos refrescos que nos sirvieron de comida. Tomamos posesión de la habitación donde había una enorme cama con almohada de plumas, muy cómoda y una terracita desde la que se podía contemplar el Nilo y el caos urbano.

El Cairo, Al-Qahira en árabe, que significa "La Triunfante", es la mayor ciudad del mundo árabe y de Africa. Llamada también por sus habitantes "La madre de todas las ciudades" y "la ciudad de los mil minaretes".

Su fundación por los romanos, como campamento militar, data del s. II a.C., pero su nombre actual se debe a los fatimíes que la refundaron en el s. X d.C. Tiene una larga y complicada historia, como se desprende de su larga existencia y muchos monumentos importantes e interesantes, pero la superpoblación e hiperurbanizacion, han destruído el encanto que sin duda tuvo.

Es la primera ciudad africana que visito y debe ser la más grande e importante, pero ya se nota que uno está en otro mundo.

Teníamos la tarde libre. Decidimos C. y yo ir andando al Museo Egipcio. Para llegar tuvimos tres cuartos de hora de recorrido a pie. Atravesamos el caos circulatorio, sin semaforos, sin pasos de cebra, sin señales; pero... los conductores se entienden, a veces a gritos, no de protesta sino de ayuda y colaboración, y no pasa nada, aunque parece continuamente que va a ocurrir una catástrofe. Para los peatones es peor. Nadie les hace el menor caso, y hay que jugarse el tipo para atravesar la calle.

Pasamos, pues, por tiendas, más bien tienduchas, donde el dueño estaba fuera sentado charlando con los del barrio, talleres de reparaciones diversas, paradas de bus que contribuían no poco al caos circulatorio, algún gran hotel como el Hilton, varios ministerios y organísmos oficiales, con vigilancia militar. Había, en cada edificio oficial, un soldado armado con metralleta, parapetado tras un escudo fijo, que le tapaba todo menos la cabeza. Hay que tener en cuenta que Egipto lleva más de cuarenta años en régimen de excepción, lo cual quiere de decir que tendrá las libertades democráticas más o menos suspendidas. Allí se ve mucho militar armado.

Hay una policia militar, dedicada al turismo, que se llama apropiadamente Policía Turística.

Por fin llegamos al Museo Egipcio, en la plaza Tahir. Allí está la colección de arte egipcio más importante del mundo.
Desde 1.798, con la conquista de Egipto por Napoleón, se sacaron del país innumerables tesoros,
hasta la creación, en 1.835 del Servicio de Antigüedades de Egipto, fundada para proteger los monumentos y los tesoros de la expoliación. Los objetos y tesoros del Egipto faraónico han tenido diversas visicitudes, aún con la creación de este Servicio, pues la primera colección reunida, fue regalada por el pacha Abbas al emperador Maximiliano de Austria durante su visita a Egipto. Parte de los objetos depositados en el siguiente Museo se perdieron en una crecida del Nilo. El actual Museo se inauguró en 1.902. En 1.922 experimentó un gran crecimiento con la incorporación del contenido de la tumba de Tutankhamon, descubierta en el en el Valle de los Reyes, por el arqueólogo inglés Howard Carter, única tumba encontrada sin expoliar. Actualmente se está construyendo un gran Museo en Giza, que contendrá 150.000 piezas.
En el Museo pasamos un par de horas, de las que se hacen cortas. Aunque el espacio es insuficiente para el gran número de tesoros que tienen, parte de los cuales están en los depósitos, lo que hay expuesto es magnifico. Esta dividido según los periodos de la historia egipcia, con mucho orden.

Pudimos ver en la gran sala con claraboya del museo. Lo mostrado en el collage es:
  1. La paleta de Narmer, de los primeros tiempos de la historia. Asombra la perfección que había alcanzado esta civilización.
  2. Una de las columnas que representan a Akenathon, el faraón hereje, procedente del templo de Amon en Karnak, de cuando todavía era Amenofis IV, pero ya con su extraña fisonimia.
  3. La impresionante escultura del faraón Zoser, de la III Dinastía, cuya pirámide escalonada está en Saqqara, no lejos de El Cairo.
  4. La triada del faraón Micerino, con la diosa Hathor y la representación femenina de uno de los nomos de Egipto.
  5. Los esposos Rahotep y Nefret, sacerdote y lugarteniente del faraón; ella de la familia del faraón Keops. Era costumbre pintar al varón más oscuro y a la mujer más clara, como se puede observar.
Pensaban los egipcios que las esculturas y demás representaciones del faraón debían ajustarse lo más posible a su imagen real, de manera que se le identificara perfectamente en el otro mundo. Lo mismo regia para los demás personajes. De ahí el realismo que acompañó siempre este arte.

Otra de la cosas que nos llamó la atención fue la Estela de Merenptah, faraón de la Dinastía XIX, que reinó de 1.213 a 1.203 a.C. La estela fue encontrada en su templo funerario del Valle de los Reyes, en la gran necrópolis de Tebas, en Luxor. Ha alcanzado gran notoriedad porque el texto incluye la única mención de los egipcios a Israel o mejor dicho a los israelitas; en la penúltima línea, dentro de la enumeración los pueblos derrotados por Merenptah.

La referencia es esta:

---Ysriar (Israel) está derribado y yermo, no tiene semilla---

Se habla de las gentes de Israel, por el gentilicio que acompaña al nombre, mostrando que para los egipcios de esa epoca, Israel no era considera como un país propiamente dicho. La cita hace pensar que Merenptah es el faraón mencionado en el texto biblico del Éxodo.

Todas estas obras aunque muy importantes, son sólo una pequeñísima parte de lo que hay allí.

Dejamos el Museo a la hora del cierre y volvimos por el mismo camino al hotel; esta vez fuimos por el paseo que va a lo largo del Nilo. Tuvo que ser muy bonito y aún conserva parte de su encanto; pudimos ver que es un lugar elegido por las jóvenes parejas para pasear. Pero el caos circulatorio se lo ha comido con los escalectrix, que salen del mismo paseo y otras aberraciones. Aún así disfrutamos de las vistas y del gran río.

Acabamos la velada en el salón reservado, donde haíiamos quedado con F. y A. Hicimos honor a las bebidas fuertes y a los manjares del buffet, pequeña muestra de especialidades egipcias.
Hasta el próximo capítulo...

lunes, 22 de junio de 2009

Ven a Oviedo y sal si puedes

0 comentarios
Como yo sospechaba, detrás de las nubes sigue estando el sol, el domingo nos vino a visitar. La ciudad quedó vacía, todos huyeron a la costa supongo. Nosotros vagueamos la mañana en casa. Salimos a comer a nuestro chino favorito, Chinastur. Luego, paseo por la ciudad.

Primera parada: parque San Francisco. En la parte superior, donde antes todo estaba dedicado a juegos infantiles, ahora hay un circuito para hacer gimnasia, supongo que pensando en la tercera edad y en la pirámide de población. Pero todos podemos disfrutar de esta genial idea. Está super bien. La verdad es que los que lo hayan ideado han estado muy acertados. En vez de pesas, como en el gimnasio, se levanta el peso del propio cuerpo. Los enanos se lo pasaron en grande.
Nada más ver los artilugios se lanzaron a la aventura. No eran máquinas de gimnasia, eran barcos, aviones, tanques... La alegría de moverse era plena. Los rostros se iluminaron, la fantasía se desencadenó. Durante la infancia el movimiento corporal siempre es fuente de satisfacción y alegría. Mucha gente olvida este placer tan fácil de disfrutar. Está el coche, el sofá, la butaca en el trabajo, la cama... Tentaciones aparentemente más agradables, pero engañosas. El cuerpo se entumece, el humor y hasta el alma también.

Una vez probados todos los instrumentos, comienza la fase de investigación:
video
Siguiente parada, el paseo de los Álamos, comprar un helado y vuelta al ruedo de escaparates. De eso tenemos mucho en la ciudad, por todos lados, pero sobre todo por el centro. Me encanta ver tiendas cuando están cerradas. No hay gente, ni posibilidades de comprar. Simplemente se trata de recrear el ojo, o escandalizarse a tope.

Luego nuestra ruta preferida: calle Argüelles y Jovellanos para entrar en la plaza de la catedral y de lleno al Oviedo antiguo, por la calle de Mon, plaza Trascorrales (que pena que nos hayan quitado la rula del pescado), plaza de la constitución, fontán y pa' casa.
Pero, ¡qué bonita es nuestra ciudad!

sábado, 20 de junio de 2009

Fin de año en Karel

0 comentarios
Cita anual de fin de curso. Espectáculo de ballet. Desgraciadamente, este año, la enana tuvo un accidente en clase de educación física (vaya año que llevamos y eso que pasamos por Lourdes) cuatro días antes de la actuación: este año lo ha vivido desde el patio de butacas. ¡Pobrecita, mi niña! ¡El traje era tan bonito (el de la foto)! ¡El baile también! Nos gustó mucho. Su hueco estaba ahí, recordándonos la desgracia.

El baile de flamenco de su grupo no pudimos verlo. Nos fuimos para cumplir con un compromiso social.

Las profes también nos obsequian con su arte. Nada que envidiar a los profesionales.
Y la directora de la academia, que es una gran bailaora. Y eso que acaba de tener un bebé.
Todo ello acompañado con música en vivo. Un lujo.

¡Ah! Las fotos son mías.

viernes, 19 de junio de 2009

El cielo es azul

2 comentarios
El cielo se azul. No es una cortina gris. No es un grifo que a veces gotea suavemente para otras jarrear sin pausa ni piedad. No es esa extensión plúmbea que flota sobre nosotros, oprimiéndonos. No es una marea de agua suspendida sobre nuestras cabezas, esperando el momento para sorprendernos. Mejor dicho, para parar. Por encima de las nubes; cirros, nimbos, cúmulos y estratos con todas sus variaciones; está el cielo. Y es azul.

Para demostrarlo, estas fotos. Son del 6 de junio. Estaba yo en mi jardín, el Centro Asturiano, disfrutando del aire claro, del cielo azul, del canto de los pájaros, de la brisa matutina... Buscaba una perspectiva diferente para retratar el Corazón de Jesús. El aire era límpido. Estaba sola con la tranquilidad, mano a mano. Me encontré con este pajarín. O tal vez fuera al revés. Él me encontró a mí.
Nos miramos por unos instantes. Los animales son muy curiosos. Seguro que se preguntaría cómo era posible una nariz tan larga y negra. La nariz se contraía y se estiraba. Claro, no conoce a los pavos, ni a los elefantes.
Y voló. No fui capaz de captarlo en su vuelo. Una pena. Esta vez me ganó en rapidez, la próxima vez el duelo será más igualado. Estoy practicando.

miércoles, 17 de junio de 2009

Triángulos de avellana

10 comentarios
Me llegan rumores de que ahí fuera, en otras regiones, hace calor. Pero calor, calor. Ni me lo puedo imaginar. Aquí hoy vemos el sol desde no sé hace cuántos días. Total, que no nos cuesta nada seguir comiendo galletas y bizcochos sin ton ni son. Digo nos de forma figurativa, yo sólo los hago, que estoy inmersa en la nunca acabada operación bikini. Esta no es una de las preocupaciones de mis enanos. Pero me estoy enrollando demasiado. Aquí la receta, que como casi todo lo bueno, viene de Alemania.

Triángulos de avellana
Adaptado de Backen macht Freude de Dr. Oetker

Ingredientes:
Base:
  • 225 gr. harina
  • 1 cucharada levadura química
  • 100 gr. azúcar
  • 1 cucharadita esencia vainilla
  • 1 huevo
  • 1 yema
  • 100 gr. mantequilla, temperatura ambiente
Relleno:
  • 3 cucharadas mermelada de albaricoque
  • 150 gr. mantequilla, blanda
  • 150 gr. azúcar
  • 100 gr. harina avellanas
  • 200 gr. avellanas, picadas groseramente
Decoración:
  • Chocolate
Método:
  1. Vamos a hacer la masa quebrada que va debajo. Mezcla todos los ingredientes en un bol. Haz una una bola, sin manosearla demasiado. A mí me quedó un poco pegajosa, así que añadí más harina a la hora de extenderla con el rodillo.
  2. Extendemos la masa con el rodillo, para que cubra una bandeja de horno. Como es pegajosa, es mejor extenderla directamente sobre papel de hornear del tamaño de la bandeja.
  3. Unta la masa con la mermelada de albaricoque.
  4. Ahora hacemos el relleno. Derrite la mantequilla en un bol en el microondas. Añade azúcar, harina de avellana y las avellanas picadas.
  5. Extiende esta masa sobre la masa quebrada untada de mermelada.
  6. Para que la masa una vez cocida tenga bordes, vamos a cortar unas tiras de papel albal y a doblarlas dos o tres veces. Ponlas en los bordes de la bandeja.
  7. Hornea a 180º C en horno precalentado durante 25 min.
  8. Según el libro hay que cortar cuadraditos de 4x4 cm, que luego se cortan diagonalmente. Como soy una viva-la-vida, lo hice a ojo...obtuve triángulos isósceles, equiláteros y escalenos... incluso alguna otra figura que no sabría definir...Esto hay que hacerlo cuando la masa esté aún caliente.
  9. Paso final: la decoración: coge unos 200 gr. de chocolate, del que más te guste. En mi caso tenía rodando un poco de chocolate con leche y otro de chocolate negro... Derrítelo y revuelve para obtener una crema untuosa.
  10. Moja dos esquinitas de cada triángulo y deja que se sequen sobre papel de hornear. A lo mejor hace falta meterlos en la nevera. No es nuestro caso. ¡Cuidado con las esquinas! Son frágiles.
Imagino que estos triángulos quedarán muy bien con almendras, anacardos o una mezcla de varios frutos secos.

martes, 16 de junio de 2009

La Celestina, Fernando de Rojas (mayormente)

0 comentarios
¿Qué puedo decir yo que no se haya dicho ya? Mismamente Cervantes lo resume insuperablemente: "en mi entender divino si encubriera más lo humano". Ni intentándolo sería capaz de mejorarlo... Por eso voy a hablar de sorpresas, agradables y desagradables con las que me he topado:
  1. El lenguaje es ya muy parecido al nuestro. Pues tampoco ha evolucionado tanto el español desde el siglo XVI. Aún quedan algunos arcaísmos, como los quisiéredes, pero en líneas generales, español actual. Si es que seguimos usando las misma expresiones y los mismos refranes. Vamos, que no somos tan creativos como pensábamos.
  2. En esta época ya se usaban todo tipo de enfeites (y si lo pienso probablemente aún antes): para teñirse el pelo, para maquillarse... no deja de sorprenderme. Esta obra se publica por primera vez en 1499, son los comienzos del Renacimiento. La imagen (a todas luces equivocada) que yo tenía, es de todo el mundo según su naturaleza. Sí claro, los de mejor situación económica mejor vestidos y acicalados. Lo que no me esperaba era el maquillaje de cara y ... de pelo.
  3. Me revuelve las entrañas ver la actitud de Calisto. Estando él y Melibea en edad casadera y siendo de posición social acomodada, no entiendo por qué no va directamente a sus padres. Sí, claro, entonces no habría libro, una pérdida para todos nosotros amantes de la lectura, pero aún así... Ya sé que el libro trata del amor cortés, pero sigo sin poder entenderlo del todo. Como diría uno de los enanos: no lo pillo. Este tío se salta todo a la torera, le importa nada ni Melibea, ni su futuro, ni su familia. ¡Hay que ser egoista y mirarse el ombligo! Un mierda, y perdonen la expresión. Encima el tiro sale por la culata y acaba todo francamente mal.
  4. Desde pequeñitos nos dicen lo malos que eran hasta hace poco los padres con sus hijos. En esta obra queda bien retratado que los padres aman a sus hijos, desde siempre y para siempre. Es humano. El retrato del padre de Melibea, a través del monólogo final, me ha llegado al alma. ¡Qué bien expresa el dolor de nuestros progenitores! Y es que no debe haber nada peor sobre la faz de la tierra que enterrar a un hijo. Soberbio.
  5. Ya de aquella había madres que no querían ver lo que pasaba en sus casas. Tal es el caso de Alisa, si no hubiera ignorado las señales, otro gallo nos cantaría. Muy actual.
  6. Otra idea que se nos antoja (al menos a mí) moderna, es nuestro valor como personas en sí mismas. En esta obra los personajes, sirvientes, señores o putas ya son conscientes de su libertad individual, de su valor intrínseco simplemente por haber nacido. Lo que me hace llegar exclamar: Dios mío, ¡pero qué ignorante soy!
  7. El uso de la palabra puta. No es utilizado como un insulto, es descriptivo como puede ser el color rojo para una tela. Hoy en día nos hemos inventado otras palabras como prostituta, chica de compañía, mejor aún por sofisticado call girl, para relegar a la palabra original al insulto bajo. Cuesta trabajo acostumbrarse.
La lectura de esta obra me ha resultado placentera, por su estilo y estructura, que no por su argumento. Está escrito de una manera dinámica, todo cambia rápidamente y a la vez la tensión va creciendo, el mal final es anunciado, no llega como una sorpresa. El suceder de acontecimientos se nos muestran a través de los diálogos o monólogos de los diversos personajes, lo que nos proporciona un retrato vívido de las costumbres, los lugares y las formas de la época. Se siente una literalmente trasladado a las calles de esta ciudad. Una pena que en el programa estudios se les ofrezca a los estudiantes la versión adaptada. ¡Ni que los estudiantes de bachillerato fueran imbéciles!

lunes, 15 de junio de 2009

Fiesta en el cole

0 comentarios
Ayer fue la fiesta del cole. Como estaba muy, pero que muy vaga, no cogí el flash. Resultado: las fotos de la cancha están movidas, no había suficiente luz...

El día aguantó hasta las cuatro y media, momento en que empezó a jarrear. Nos fuimos, porque la enana está en plenos globales y el enano nº3 tenía otro partido de fútbol más tarde.

Momentos estelares (captados por mi cámara):

Alegría no contenida por ser los campeones
Entrenador con campeones:
Nuestra versión de barrera, gruyere style:
¡Es que hace falta valor para ponerse ahí! Si te pilla el balón...¡te desgracia!

viernes, 12 de junio de 2009

Tarteleta de nutella

4 comentarios
Un año lleva el enano nº3 pidiéndome una tarta de nutella. Creo que ya he mencionado alguna vez la obsesión de los enanos y de mi mejor mitad por esta crema. Un pecado casi mortal es compararla con la nocilla. Vamos, ¡ni en el color se parecen! Hemos tenido que reducir su disfrute excusivamente a los fines de semana... sino nadie en casa comería otra cosa.
La espera ha merecido la pena. Esta tarteleta es una bomba... deliciosa. La receta es de un tal Pierre Herme y su libro de postres de chocolate, pero yo la saqué de un blog de cocina: Fresh from the oven. Aquí la traducción:

Tartaleta de Nutella

Ingredientes:

Masa quebrada dulce (suficiente para tres tartaletas de 26 cm diámetro):
  • 285 gr. mantequilla, temperatura ambiente
  • 150 gr. azúcar glass
  • 100 gr. almendras crudas en polvo
  • una pizca de sal
  • 1/2 cucharadita esencia vainilla
  • 2 huevos
  • 490 gr. harina
Relleno:
  • 200g Nutella
  • 140g chocolate negro, en trozos
  • 200g mantequilla, temperatura ambiente
  • 1 huevo
  • 3 yemas
  • 2 cucharadas azúcar
  • 140g avellanas tostadas troceadas groseramente
Método:
  1. Comenzamos con la tartaleta. Bate la mantequilla hasta que sea una pomada. Añade azúcar, almendra en polvo, sal, vainilla y huevos, mézclalo bien. Añade la harina. Haz una bola, envúelvela el papel transparente y mételo en la nevera unas horas.
  2. Esta masa se puede dividir en tres. Un tercio lo usamos para la tarteleta, los otros dos se pueden congelar (un mes) para otra ocasión o transformalo en galletas.
  3. Engrasa y enharina bien un molde de tartaleta.
  4. Espolvorea generosamente la superficie de trabajo. Vamos a extender la masa quebrada para la tartaleta. Espolvorea generosamente la masa por encima también.
  5. Extiende la masa y colócala en el molde. Pincha el fondo y lados con un tenedor. Cúbrela con papel de hornear y rellena con habas. Refrigera de nuevo una hora por lo menos.
  6. Cuece en horno precalentado a 180º C durante 18 min. Tiene que quedar pálida. Déjala enfriar y vamos a por el relleno.
  7. Extiende la nutella en el fondo de la tarteleta, una vez que esté fría.
  8. En un bol, derrite el chocolate troceado en el microondas. Revuelve hasta obtener una crema tibia.
  9. Añade huevo, yemas y azúcar. Revuelve hasta obtener una crema.
  10. Derrite en otro bol la mantequilla. Júntala a la crema de chocolate, hasta que esté incorporada.
  11. Viértela en la tarteleta, sobre la nutella.
  12. Espolvorea las avellanas troceadas.
  13. Cuece la tartaleta a 190ºC durante 11 minutos. Deja enfriar en el horno con la puerta abierta. El centro de la tarta debe estar jugoso.
  14. Sirve a temperatura ambiente.

jueves, 11 de junio de 2009

Nuevo juguete

2 comentarios
Hola a todo el mundo. Os escribo desde mi nuevo portatil, con mi conexión USB módem. Estoy aquí sentada, en el salón, como podría estar a cien quilómetros, libre de todo cable y atadula. LIBRE.

Con esta idea ya llevaba un tiempo coqueteando. Intenté resistirme, pero somos unos cuantos en casa. Todos queremos lo mismo. La tele debe sentir una cierta envidia...

¿Qué o quién mi dieron el empujón? En primer lugar, mi mejor mitad. En cuanto le di el visto bueno, no dudó en encaramarse a su caballo (el coche) para ir a investigar el mercado. Así, por que yo lo valgo. Un verdadero caballero.

Por otro lado, la idea de volver de vacaciones con miles de fotos aún por procesar me sumían en un estado entre deprimido y desesperado. ¿Sacar menos la cámara a pasear? Imposible. En un primer momento, pudiera parecer que trescientas fotos de una excursión son demasiadas. Después de la selección "sólo" quedan cien...siempre saben a poco. Además, ¿quién sabe si la foto trescientos una iba a ser la genial y definitiva? No puedo ponerle límites a mis impulsos fotográficos.

Ahora tengo que preparar la merienda-cena-cumpleañera del enano nº3... el juguete y yo nos trasladamos a la cocina.

Corto y cambio.

miércoles, 10 de junio de 2009

Primera década

8 comentarios
Definitamente, ya no tengo bebés. Mis enanos siempre serán mis babies, pero ya sólo en mi cabeza. Hoy hace una década, nació el último. Ya apuntaba maneras. Casi nace en la sidrería...

Mañana lo celebraremos en familia, el sábado con los amigos. Después, comenzará la espera de nuevo.

Esta mañana durante el desayuno, las primeras felicitaciones:
Como la fiesta familiar va a ser mañana, por culpa del fútbol, hoy simplemente a soplado una vela y le hemos cantado.
video
¡Felicidades, enanito!

martes, 9 de junio de 2009

Capitulo X Abu Simbel

0 comentarios
Desde la Gan Presa nos llevaron al aeropuerto de Assuan, donde cogimos el avión hasta Abu Simbel. El viaje dura media hora.

Mirando hacia abajo se ve el desierto en todo su esplendor, abrasado por el sol. Y es que Abu Simbel esta al sur de Egipto, en lo que fueron los límites del antiguo reino. Los faraones cuidaron siempre la vigilancia de esa frontera con la antigua Nubia y en parte, construyeron esos templos como símbolos de su poder, para amedrentar a sus enemigos.

Llegamos al hotel Seti I, sobre el lago Nasser. Es un hotel de bungalows, con bonitas terrazas y piscinas, que no invitan a ponerse el bañador, debido a los potentes rayos de Amon-Ra. Más bien se va buscando la sombra con gran interés. El hotel, algo anticuado, pienso que fue proyectado para recibir turismo de calidad, aprovechando la cercanía del lago y de los monumentos, pero... aquello esta muy, muy lejos, lejos de todo.

La comida corrió por nuestra cuenta. Tomamos un bocadillo en la terraza, ya que teníamos que salir enseguida para visitar los templos. Nos llevaron en bus, junto con los demás turistas del hotel; tardamos muy poco ya que están muy cercanos al mismo.

Antes de continuar tengo que hablar de la ingente obra que se hizo con este complejo, en los tiempos actuales.

Cuando se construyo la Presa Alta o Gran Presa de Assuan, el monumento iba a quedar sumergido completamente, al estar a orillas del río. En la gran operación de rescate, promovida por la Unesco, se decidió cortar los templos en grandes bloques, que fueron numerados y trasladados 65 m más arriba, y 200 m hacia dentro, conformando previamente una colina existente de forma idéntica a la que tenía en su emplazamiento original. Allí se montó de nuevo este enorme "puzzle"
La faraónica obra, salvo el complejo, para gloria de la técnica moderna y de la cooperación internacional.

Así que podemos contemplar estos dos magníficos templos, en todo su esplendor
Tuvimos otra novedad, por cierto muy agradable, que consistió en que pudimos ver el interior de los templos sin guía. Estos tienen prohibida la entrada en ellos. El nuevo guía local nos dio las explicaciones, por cierto mejores que las que nos proporcionaba nuestro guía habitual, en el exterior y nos dejó bastante tiempo para que cada cual fuera a su ritmo. Una delicia.

Abu Simbel significa "la montaña pura". El complejo está formado por dos templos excavados en la roca, mandados edificar por el faraón de la XIX Dinastía Ramses II, uno a mayor gloria suya y el otro a la de su esposa favorita o Gran Esposa Real Nefertari.

Son dos maravillosas construccciones. Están muy bien conservados, en parte porque permanecieron sepultados bajo la arena hasta el s. XIX.

El proposito de la fundación era impresionar a los vecinos y afianzar la religión y el reino de Egipto, después de las turbulencias religiosas y políticas del reinado de Akenathon, de la XVIII Dinastía, el faraón "hereje", que había querido cambiar el culto de Amon por el de Athon, y había dejado el país sumido en el caos.
La construcción empezó en 1.284 a.C y duró veinte años.

El templo mayor está dedicado a tres dioses de tres grandes ciudades de Egipto, Amon de Tebas, Ptah de Menfis y Ra de Heliópolis, y al propio faraón divinizado.

En la roca de la fachada hay cuatro estatuas colosales que reprentan a Ramses, sentado en el trono, con la doble corona del Alto y el Bajo Egipto. Una de ellas fue deteriorada por un terremoto y se partió. A sus pies, según la costumbre, están miembros de su familia, su esposa Nefertari, su madre Tuya y varios de sus hijos e hijas. Los colosos miden 22 m de altura.

Encima de la puerta de entrada hay un nicho con un grupo escultórico; es un criptograma que representa el nombre de pila de Ramses: User Maat Ra. Más arriba, coronando la fachada hay esculpidos veinticuatro babuinos, que saludan al sol naciente.
El templo es colosal también por dentro. Los ocho pilares osiriacos que sostienen la sala hipostila y que reprentan a Ramses, miden 10 m cada uno. En las paredes de la sala hay maravillosos bajorrelieves. Son como una lección de Historia.

Está ilustrada la batalla de Quadesh, en Canaán (actual Siria), contra los hititas, que fue reivindicada por Ramses como una gran victoria. Sin embargo, parece que el rey hitita contra el que luchó, Muwatallish, también se jactó de haber ganado.

El caso es que acabo en un tratado de paz, y para sellarla Ramses se casoócon una princesa hitita, hija del rey; el relato de dicha unión también decora las paredes del templo.

Hay también filas de prisioneros asiáticos y algunos de los suplicios que se les inflingían, como cortales las manos y los genitales.

Hay capillas adyacentes, todas decoradas con pinturas, para diferentes usos y ritos, alguna de ellas incabada. Se ve al faraón efectuando ritos de purificación, abrazado por los dioses, elevándoles ofrendas...
Cada una de las salas va siendo más baja hasta llegar al sancta sanctorum donde están sentados los tres dioses, Ptah, Amon-Ra, Ra-Horajty y Ramses divinizado.

Sucede en el un curioso efecto, que nos indica a que gran nivel había llegado la técnica en Egipto. El recinto esta proyectado para que dos veces al año los rayos del Sol iluminen las caras de Amon, Ra y Ramses, y ejerzan su poder vivificador. La cara de Ptah permanece en la penumbra, ya que era considerado el dios de la oscuridad, entre otros atributos. Esto sucede los días 20 de febrero y 20 de octubre, que se cree eran respectivamente, los del cumpleaños y coronación de Ramses.
Después del traslado del templo el fenomeno ocurre dos días después. Tanto el emplazamiento, como la historia, el interior, las salas, capillas y el santuario de los dioses, dan al templo un halo misterioso.

Me sentí mús que en ningun otro lugar transportada a aquellas lejanas épocas y en comunión con aquella cultura.
El templo menor, está muy cerca del otro. Dedicado a Hathor, diosa del amor y de la belleza y a Nefertari, esposa favorita de Ramses. Gran aprecio tuvo que tenerle el faraón para dedicarle un templo al lado del suyo, caso único en la historia de Egipto.

La fachada excavada en la roca tiene seis colosos de pie que miden 10 m cada uno, cuatro representan a Ramses y dos a Nefertari, todos de la misma altura, algo poco frecuente pues las estatuas del faraón solían ser de mayor tamaño. A los pies de ellas hay diferentes príncipes y princesas.
La dedicatoria del templo indica claramente lo que sentía Ramses por su esposa,

"Una obra pertenenciente por toda la eternidad a la Gran Esposa Real Nefertari-Marienmut, por la que brilla el sol".

El templo, su dedicatoria, todo en suma, es una grande y bella prueba de amor.

La entrada conduce a la sala hipóstila que tiene seis columnas con capiteles decorados con la cabeza de la diosa Hathor. Todas las paredes están pintadas con historias del faraón y su amada, y formulas de adoración a deidades femeninas, como la propia Hathor, Mut, la esposa de Amon, Isis, Anuket, (cuyo nombre significa la "Abrazadora" ) la diosa del agua, de las cataratas y del Nilo, y también de la lujuria, especialmente adorada en Nubia.

Aunque se sabe poco de Nefertari, algunas fuentes dicen que era nubia, y que ese fue uno de los motivos de Ramses para elegir ese emplazamiento.

La sala hipóstila, así como la capilla y el santuario donde está la estatua de Hathor están maravillosamente decorados. Conforman una auténtica joya.
Se diría que son mas íntimos. Allí también se siente el misterio y el recuerdo de Nefertari.

Para el último acto del día, aún teníamos que esperar, pues debía ponerse el sol. En efecto, era un espectáculo nocturno de luz y sonido, con los templos como escenario. Nada podía ser más apropiado, pues ningún escenógrafo hubiera podido imaginar algo tan impresionante.

Paseamos un rato contemplando el immenso lago, y viendo el ocaso del sol, que en Egipto siempre es magnifico.

Casi de noche comenzo el espectáculo; para nuestra suerte fue en español, los otros visitantes tenían que ponerse unos cascos para oír la narración en inglés.
Como sucede siempre con la iluminación, todo se ve distinto. El misterio aumenta y las huellas del tiempo desaparecen. Todo es magico.

Estaban resaltadas todas las estatuas, tanto los colosos como la familia, madre e hijos de Ramses y Nefertari, a los cuales se les veía mucho mejor.

Mientras, la voz relataba los avatares del monumento, por medio de sonidos y luces cambientes, tanto su historia reciente, con el aparatoso traslado de lugar, como la reproducción del terremoto que lo dañó, el recuerdo de las batallas de Ramses contra distintos pueblos y el relato del amor de los esposos, por medio de sugerentes diálogos.

Se me hizo corto.

Volvimos al hotel. En el restaurante había mucha gente y un buffet. Ambas cosas nos hicieron recordar con nostalgia nuestro barco, y su estupendo cocinero.

Y nada más por hoy. Hasta el capítulo siguiente.

lunes, 8 de junio de 2009

Alstroemerias

6 comentarios
Volviendo de ejercitar mi derecho y deber de votar, me encontré con mi amiga V. Fui premiada. Me regaló unas preciosas alstroemerias, comúnmente conocidas como lirio de los incas. Un nombre mucho más poético.

Son tan bonitas que sobran las palabras. El día estaba abriendo, la luz se filtraba a través de la cortina. Cámara en ristre, decidí intentar retratarlas a contraluz. El resultado:
Mi preferida:

Vista aérea:
Vista frontal
Collage