sábado, 13 de febrero de 2010

Tartaleta de Moka

4 comentarios
Imprime esta entrada A veces pienso que celebramos estas cenas familiares para poder hacer el postre. Evidentemente, no es verdad. Además de poder jugar a las cocinitas, nos lo pasamos muy bien. Es una escusa para saltarse la rutina. Nos ponemos al día. Intercambio de información.

Los que hayan leído sobre el paté de zanahoria y queso, ya sabrán que este jueves estaba un poco liadilla (sï, esto fue el jueves). De mi larga lista de recetas por probar, me decidí por esta porque se podía preparar en varios pasos y por antelación. La encontré en My recipes. Gran sitio este. Es una tarta sabrosa y no muy pesada. Tienes la masa crujiente (qué ricas son las galletas oreo!), el frescor de la crema de café y la cremosidad de la nata montada. El enano nº 3 ya ha dicho que la quiere para su cumple. Ahí va.

Tartaleta de Moka
10 raciones

Ingredientes:

Masa:

  • 300 gr. galletas oreo
  • 90 gr. mantequilla, derretida
Relleno:
  • 120 ml. café negro bien cargado (uso descafeinado de máquina)
  • 120 ml. agua, hirviendo
  • 185 gr. azúcar
  • 1 cucharada sopera gelatina en polvo
  • 440 ml. nata para montar
  • 30 gr. cacao en polvo
Decoración:
  • 2 onzas chocolate negro, en virutas o rizos (utilicé chocolate con 72% de cacao)
Método:
  1. Comenzamos con la masa. Trituramos las galletas. Las mezclamos con la mantequilla derretida. Cubrimos la base de una forma de tartaleta. La cocemos en horno precalentado 180º durante 10 min. Reservamos y dejamos que se enfríe.
  2. Vamos con el relleno. Mezclamos en un bol el café con el agua y 85 gr. de azúcar, hasta que el azúcar se disuelva.
  3. Espolvorea la gelatina sobre esta mezcla, hasta que esté bien incorporada. Este paso tiene su aquel. Como yo soy un poco burrina, con las prisas se me hicieron unos grumos. Lo tuve que volver a calentar... Deja que se enfríe. Sino al juntarlo con la nata montada, ésta hará ¡plof! y se derretirá. Tiene que engordar un poco pero no solidificarse del todo.
  4. Montamos la mitad de la nata. Cuando comienza a tomar cuerpo, le añadimos 85 gr. de azúcar. Luego el cacao tamizado. Seguimos batiendo un momentín hasta que esté firme.
  5. Cuando la mezcla café-gelatina ya esté fría, la añadimos a la nata-cacao con cuidado para que la nata no baje.
  6. Vierte esta mezcla en la masa-oreo de la tartaleta. Alisa y deja que cuaje en la nevera.
  7. Para matar la espera, hacemos los rizos de chocolate: con un pelador de patatas, sacamos rizos de chocolate de las onzas. También se puede derretir el chocolate, extenderlo sobre el mármol y cuando esté frío pero no del todo, con un cuchillo vamos haciendo los rizos. Yo no tengo la paciencia... así que no quedó tan bonita...
  8. Antes de servirla, montamos el resto de la nata con el resto del azúcar (15 gr. o una cucharada sopera) y lo ponemos artísticamente (si sabemos, que no es mi caso) sobre el relleno. Espolvoreamos sobre la nata montada. Cortamos. Comemos.

4 comentarios:

susita says:
sábado, 13 febrero, 2010

Conguito! menuda pinta que tiene esta tartita! la verdad es que el toque de café le da un punto especial. Me gusta! sí señora!

vamosalculete says:
domingo, 14 febrero, 2010

Muy original, me encanta la idea de la base con galletas Oreo, tiene que estar muy buena y el toque de café...mmmmmmm...¿Te ha quedado algo?...


Otra cosa, creo que ya te he comentado que tengo un juego de té de "Sargadelos" igual que tu vajilla...me encanta la cerámica de "Sargadelos"...


Un besote, mi solete.


Vamosalculete.

Conguito says:
domingo, 14 febrero, 2010

Gracias, Susita.

Solete, no quedó ni la sombra. La base de oreo está riquísima, en realidad se puede poner a cualquier tarta, las oreos están de muerte.

A mi también me encanta sargadelos. Esta vajilla fue el regalo de boda de me mis abuelos y le tengo mucho cariño.

Besos

Una pulga más says:
domingo, 14 febrero, 2010

Me gusta mucho los postres de café y no he hecho niguno (de hecho no había hecho ninguno de casi nada, salvo las natillas, alguna tarta de queso y poco más)
Voy a intentar hacer algo
besín