domingo, 14 de febrero de 2010

Trufas de San Valentín

6 comentarios
Imprime esta entrada Para todas las personas ahí fuera que me leen, me comentan y me apoyan. Gracias.

P.D.: puedo explicar la receta de las trufas si alguien me manda un comentario pidiéndola.

Antes de hacer unas trufas, nos debemos preguntar. ¿Qué chocolate me gusta más? En mi caso, es el negro. Pero negro, negro. Pero puedes mezclar chocolate negro de 52% de cacao y chocolate con leche, por ejemplo. O sólo de 52%... Además, esta receta es la básica. A partir de aquí, se las puede aromatizar con el licor que más nos guste: whisky, brandy, ron, cointreau..., escoger el rebozado que más nos apetezca: cacao puro, virutas de chocolate, nueces o almendras trituradas... Incluso rellenarlas con algún fruto seco, un trocito de algún cítrico confitado, una guinda...Vamos allá. Por último, a mí me gusta envolver cada trufa con una capa de chocolate puro. Así tenemos el ganache, cremoso, y la capa exterior crujiente.

Trufas (receta básica)

Ingredientes:
  • 125 ml. nata para montar
  • 250 gr. chocolate (yo puse mitad de 52% cacao y mitad 72%, para un sabor más intenso)
  • 150 gr. chocolate para la capa exterior(52% de cacao)
  • cacao en polvo y fideos de chocolate para decorar

Método:
  1. Trocea 250 gr. de chocolate, para el ganache.
  2. Pon la nata en un cacito y caliéntala a fuego medio hasta que hierva. Cuando comience a hervir, retíralo del fuego y añade el chocolate. Revuelve hasta que esté totalmente derretido. Si vas a aromatizar las trufas, hay que añadir ahora el licor (2 cucharadas soperas). Ya tenemos nuestro ganache.
  3. Deja que el ganache se enfríe. Tiene que estar muy firme, así que es mejor dejarlo en la nevera.
  4. Una vez muy frío, damos forma a las trufas. Con ayuda de una cucharita, formamos pequeñas bolas. Para esto, también podemos usar una de esas cucharas especiales para hacer bolitas de melón... pero yo no tengo.
  5. Colocamos nuestras trufitas en el congelador. Ahora derretimos el chocolate para la capa exterior. Yo lo hago en el microondas, pero se puede hacer al baño maría.
  6. Mientras el chocolate se derrite, preparamos un cuenquito con cacao puro y otro con fideos de chocolate.
  7. Ahora toca la operación final: rebozamos cada una de las trufas en el chocolate derretido (Lo mejor es conservar el chocolate derretido a la misma temperatura, para que no se solidifique según se va enfriando. Así no habría que recalentarlo), luego en el cacao o en los fideos. Dejamos que endurezca sobre papel de hornear o una lámina de silicona. La pregunta final ¿qué hacer con ellas? ¿Las regalamos?o ¿nos las comemos?

6 comentarios:

Una pulga más says:
domingo, 14 febrero, 2010

Me tomo uno...o dos...
Gracias a tí, que me has abierto las puertas a una nueva inquietud, con la que me río, reflexiono, me identifico, comparto...croe que esta ventana al mundo que es internet da para mucho, y nos da la posibilidad de hacer amigos, con los que compartes muchas cosas sin estar fisicamente.
Un besín

mamuma says:
domingo, 14 febrero, 2010

Tienen pinta de estar muy buenos

Impasse says:
domingo, 14 febrero, 2010

He tenido la suerte de probarlos, si, si, los de esa cajita y os puedo asegurar que son delciosos; que se quiten los demas bombones, tanto de las marcas envasadas, como de las demas confiterias.
No hay comparación.
Así que animaros a hacerlos
Coincido con todo lo que dice Pulguita; Internet es algo enorme y gratificante
Besos

Una pulga más says:
domingo, 14 febrero, 2010

¡Pues claro que quiero la receta!,seguro que tiene algún ingrediente secreto y diferente a las demás.

vamosalculete says:
lunes, 15 febrero, 2010

Congui...deliciosos. Yo creo que mejor te los comes, aunque si te sobra una caja, también los puedes regalar...me ofrezco como voluntaria...menuda delicia...uuuummmmmmm.

Nunca he hecho bombones, así que me apunto tu magnífica receta para la primera vez que me decida a ello .

Un besote, mi solete.


Vamosalculete.

Conguito says:
martes, 16 febrero, 2010

Solete, salen suficientes para comer y regalar.
Más aromas que se pueden añadir a las trufas:
está muy de moda ponerles una nota picante, con gengibre, pimienta negra o chile. También se les puede añadir un toque de canela (me encanta), nuez moscada o clavo o todo junto; hierbas aromáticas también están en boga: menta, tomillo en polvo, romero, albahaca...

Ya me contaréis qué les ponéis. A mí, al final, como más me gustan es en estado puro, chocolate con chocolate.

Besinos