viernes, 25 de febrero de 2011

Oviedo, de noche

14 comentarios
Imprime esta entrada Oviedo es una gozada en las noches suaves. Quiero decir, cuando la temperatura es agradable, que no tiene por qué ser en primavera o verano.

Cuando estuvo aquí G., la hermana de Ironman, disfrutamos de algunas y como no podía ser de otra manera, le enseñamos la ciudad de noche también.

Comenzamos por el centro comercial, la vena del dinero, vaya. Ahí estaba ilumninada, la iglesia de San Juan el Real. Siempre me ha gustado.
Seguimos con unas sidrinas y unas tapas en la sidrería, para entonar. Que dónde estaba la enana? Siendo sábado, con sus amigos.
¡Ay, el amor de familia, qué tierno!

La plaza de la catedral, no podía faltar.Algunos detalles de la catedral:Muy buena idea de los franceses esto de iluminar los edificios por la noche. Es verdad que ya no se ven las estrellas ¡no se puede tener todo!

Mientras tanto, esto es lo que te pasa se eres inmóvil
¡Pobre Anita! ¡No sólo se tiene que fotografiar con todos los turistas, sino que encima se le suben a la chepa! Esta juventud...

Para rematar pasamos por mi iglesia favorita, San Isidoro el Real. No sé si me gusta más de día o de noche

¿A vosotros?

14 comentarios:

Mery Jane says:
viernes, 25 febrero, 2011

A mí me encantan todas. Tenemos suerte de que todas las Iglesias están bastante limpias, restauradas y cuidadas, aunque algunas más que otras, claro.

A mí me gusta también mucho San Julián de los Prados.

susina says:
viernes, 25 febrero, 2011

La verdad es que OVIEDO es una maravilla de ciudad. Tiene unos rincones maravillosos...a mí de iglesias, la que más me gusta, quitando San Miguel de Lillo y San Julián, es decir, en la ciudad, es San Tirso el Real. Muy cerquita de Anita!!! ja ja ja

Conguito says:
viernes, 25 febrero, 2011

Tienes razón MJ, nuestro alcalde puede ser un sinvergüenza pero tiene la ciudad para pasar revista en cualquier momento.

San Julián de los Prados es una joyita por fuera y por dentro... pero está un poco lejos del centro para un paseo vespertino.

Conguito says:
viernes, 25 febrero, 2011

Ah, San Tirso! Sí, buena elección, con su ventanita del prerrománico y su entrada escondida. Me encanta.

MAMUMA says:
viernes, 25 febrero, 2011

durante años, por trabajo, he ido con frecuencia y siempre me encantó Oviedo.

Una pulga más says:
viernes, 25 febrero, 2011

San Julián de los Prados,sin duda.
Mi lugar de juegos en la infancia. No podéis imaginaros el cambio que ha sufrido. Yo la conocí con su cementerio pegado a la parte de atrás (que mayor soy)
Besines

Impasse says:
sábado, 26 febrero, 2011

¡Qué guapo ye Oviedo!En bable pa que se entienda...
Buenas fotos y selección de iglesias... son tantas
Besines

40añera says:
domingo, 27 febrero, 2011

Si que es verdad es preciosa de noche, ahora me falta la sidriña ¡yo quierooooo!!!
Un beso

dale calor says:
domingo, 27 febrero, 2011

lokura asturiana es lo que siento, me encanta vuestra tierra, todo todo y todo. Espero que el boom del ladrillo baje lo suficiente como para permitirme coger un pisito algun día en vuestra tierra

Si les apetece tontear
http://dalecalor.blogspot.com

Conguito says:
lunes, 28 febrero, 2011

Ye guapín, sí, Impasse. Como dice la canción "Ven a Oviedo y sal si puedes".

Besos

Conguito says:
lunes, 28 febrero, 2011

Cuaren, vente pa'cá y te ponemos unos culinos!
Besos

Conguito says:
lunes, 28 febrero, 2011

Vamos por buen camino dale calor, con la crisis, aunque la burbuja aún no ha roto del todo.

Jose says:
miércoles, 09 marzo, 2011

Saludos Conguito.

Recuérdale a 40añera que no es "sidriña", que eso es como llamar "amoto" a la moto de Jorge Lorenzo o "arradio" al equipo de música del salón. ¡Sidra! ¡Sidrina! ¡Sidras! ¡Sidrinas! ¡Culín! ¡Culines!

No sólo las iglesias, no. Hay edificios más o menos importantes que están bien pintados y mejor iluminados. En eso Oviedo le da un repaso monumental -nunca mejor dicho- a Gijón.

Aquí nos plantan esculturas extrañas en cualquier hueco libre, dejando edificios del modernismo de principios del siglo XX poco menos que muertos de risa.

No me cansaré de decirlo: prefiero pasear por las noches de Oviedo, incluso por las de Avilés, antes que por las noches de Gijón. ¡Nadie es perfecto!

Besos y abrazos para todos.

Jose.

Conguito says:
miércoles, 09 marzo, 2011

La verdad Jose es que nuestro alcalde es un sinvergüenza, pero uno muy pulcro y nos tiene la ciudad como una patena. Eso lo ha hecho bien.

Hace poco estuvimos en Gijón. Tiene esquinas muy encantadoras y por supuesto, el mar. Con eso no necesitas iluminación ni pintura.

Besos