lunes, 10 de enero de 2011

Yendo al curro

18 comentarios
Imprime esta entrada Esta mañana volví al curro. Estaba amaneciendo. El cielo estaba rosa y naranja. Intenté captarlo pero no, así que cuento con vuestra imaginación. A la altura del calatrava, sus cristales eran de un dorado intenso. Cerca de la meta el cielo se volvió azul rabioso.

Las calles aún estaban vacías, o tal vez era más temprano de lo habitual. El aire frío dándome en la cara, despertándome aún más, era muy agradable. Tal vez porque he decidido no usar el mp3 de ida al trabajo percibí más intensamente mi entorno. Me gustó. Mucho. Despertó de nuevo las ganas de comunicarme con el mundo a través de la red.

En el trabajo todo fueron sonrisas, parabienes, felices años, buenos deseos. Todo el mundo relajado. Así da gusto. No hay nada como la vida del funcionario. O tal vez sea la ausencia de humos...

18 comentarios:

MAMUMA says:
lunes, 10 enero, 2011

el que madruga, llega antes.

Una pulga más says:
lunes, 10 enero, 2011

La noticia del "Deuscht" completa ya. No sé si habías ido al enlace, es que no había terminado de escribirla
Esa foto huele a aire de primavera...
besines

susina says:
lunes, 10 enero, 2011

qué colorido!!! y la vida de funcionario es un lujazo...je je bueno, a veces no. la ausencia de humos, lo mejor. Eso de llegar a casa y que no apeste una es lo máximo!!!

Fiebre says:
martes, 11 enero, 2011

No me hables de humos...¡que te caneo!
La explicación es muy fácil:

A ti te adoran en el negociado SIGO-ESTADISTICA de la G.C. Málaga.

¿A ver con quién te crees que reparto las galletas de Conguitos, los bocaditos de limón/mandarina, el turrón de chocolate etc...viviendo sola?

Mery Jane says:
martes, 11 enero, 2011

A quien madruga Dios le ayuda, suele decirse,...
Yo empecé a currar el viernes después de una semana de minivacaciones, y menudo día tuve...
Qué suerte has tenido con tu comienzo con buen pie.

Tordon says:
martes, 11 enero, 2011

Si yo anduviera a esas horas por la calle, el rabioso no sería el azul del cielo, sino mi menda.
Porque- como decía Lara, el de Planeta- el negocio que no da para levantarse a las 10 de la mañana no es negocio ni es ná...

La veo a usted muy poética con el nuevo año, lo cual es un gran presagio.

Besotes

40añera says:
martes, 11 enero, 2011

Killa qué ánimo el tuyo, yo acabo de llegar a casa y hace un frío...
Ay mi Telde y mi mami!!!!!
Bueno que ya vuelvo a dar la lata
un besote

Conguito says:
miércoles, 12 enero, 2011

Sí, MAMUMA, pero antes a qué?

Conguito says:
miércoles, 12 enero, 2011

Sí fui al enlace Pulguilla. Muy bueno, sí señor.
Besos

Conguito says:
miércoles, 12 enero, 2011

Sí, Susina, la vida del funcionario tienes sus ventajas, que no son pocas. Soy una privilegiada.

Conguito says:
miércoles, 12 enero, 2011

¡Ja, ja, ja, Fiebre! Muchas gracias por la publicidad! En la rampa de lanzamiento tengo alguna receta más.

Conguito says:
miércoles, 12 enero, 2011

Sí, M.J. es bueno empezar con buen pie. A ver cuánto dura.

Conguito says:
miércoles, 12 enero, 2011

No es que yo madrugue mucho, sr. Presi, sino que aún amanece muy tarde.
Besotes

Conguito says:
miércoles, 12 enero, 2011

Claro Cuaren, pero para mí aquí hace mucho calor en comparación con Barbarilandia...

Besotes

Luis says:
jueves, 13 enero, 2011

Ainsss Congui... lo que hace ser pobre jamía... nosotros madrugando pa currar y "otrosss" levantándose a las 10.. si eggg que.. mecagunros.. suerte que tienes de poder ir caminado al curro... eso es un lujazo... Besis

Conguito says:
jueves, 13 enero, 2011

Ya ves Luis, unos nacen con estrella y otros... estrellados, pero sí es un lujo ir al curro caminando, sólo fastidia cuando llueve.

Besín

Jose says:
domingo, 16 enero, 2011

Saludos Conguito.

¿No venden paraguas en Oviedo? ¿O es que los de la capital estáis menos acostumbrados al agua por no tener playa?

Si yo fuera caminando a trabajar, necesitaría tres horas y media en cada trayecto. Ocho horas trabajando, siete caminando y el resto durmiendo. Casi que sigo yendo en coche.

Besos desde la playa.

Jose.

Conguito says:
domingo, 23 enero, 2011

Sí, Jose, yo incluso tengo dos, pero hasta el curro son dos kilómetros y si llueve fuerte y/o con viento llego caladita.

Besos desde la capital.