martes, 24 de enero de 2012

No se puede entrar dos veces al mismo río

13 comentarios
Imprime esta entrada Con el título ya lo he dicho todo, o más bien Heráclito, que ya llovió.

Así como el capullo se convierte en rosa abierta, de aspecto diferente pero la misma flor, mi vida y mi rutina han cambiado. No es de extrañar pues han pasado nueve meses y mis enanos están en plena transformación. Simplemente un año, doce meses, resultan en un cambio dramático.

No me quiero empantanar más en reflexiones pseudo-filósoficas (¡pensar que estudié tres años de filosofía en la universidad! No puedo decir que sepa nada... pero eso es otra historia). Paso a listar los cambios en concreto:
  • Me han salido canas a mogollón.
  • Ya no nado (lo hecho de menos), ni voy al gimnasio, ni corro, ni nada. Ahora hago pesas... en casa (cuando me acuerdo).
  • Los enanos 1 y 2 son más altos que yo.
  • La enana nº1 ha dejado el ballet y el pilates. Ahora corre en el gimnasio y hace pesas (eso dice ella). Ya no toca el piano, ahora canta. Es rubia. Se le está pasando la tontería.
  • El enano nº 2 está cambiando la voz. Ya no toca el piano, se ha pasado a la guitarra. Se ha ido al instituto. Está intratable. No necesita las gafas.
  • El enano nº 3 ha cambiado de equipo de fútbol: lo "fichó" Juventud Estadio. Sigue siendo una monada. Mi baby. Le han puesto aparato bucal para corregirle un diente díscolo. Ya colgaré alguna foto.
  • Ya no comemos gluten y nos sentimos mejor, sin ser intolerantes.

13 comentarios:

40añera says:
martes, 24 enero, 2012

Ley de vida amiga ellos crecen nosotras nos hacemos viajas eso si con mucha clase jejeje
Un besote

periquin says:
martes, 24 enero, 2012

Es la realidad de la vida, en cuanto te des de cuenta, ya no están.
Vuelve a nadar.

MAMUMA says:
martes, 24 enero, 2012

Eso no justifica que hayas abandonado la natación.

Impasse says:
martes, 24 enero, 2012

Saudade, dicen los portugueses; nosotros pena, nostalgia o añoranza, de tiempos pasados.

Asi son las relaciones humanas, van avanzando y lo que se ha ido, no vuelve. Hay que apreciar y disfrutar los momentos del presente, si se puede...

Besos

Conguito says:
miércoles, 25 enero, 2012

¡No,no, Cuaren! Yo desde que llegué a la treintena, cumplo para atrás: dentro de poco ellos serán más viejos que yo!

Besotes

Conguito says:
miércoles, 25 enero, 2012

Periquin y MAMUMA: echo de menos la natación pero desde desde hace dos cursos la enana nº1 y desde este curso el enano nº2 también comen en casa al medio día. Como bien dice Periquin en breve se habrán ido, así que prefiero comer con ellos que ir a nadar (lunes y miércoles a las 14:00). Ya sabéis, es como dice el anuncio: elegir significa renunciar, o algo así.

En cuanto me jubile, vuelvo al agua!

Saludos

Conguito says:
miércoles, 25 enero, 2012

Impasse, con el día a día tiendo a olvidar los cambios. Para darse cuenta están las fotos, este blog y la memoria, claro.

Besos

Una pulga más says:
viernes, 27 enero, 2012

Versión cara B:

Estoy cansada, mi vida es una montaña rusa.
Mi "cachín" también se ha quedado por algún lugar del pensamiento, y lo peor, no se en que momento del pasado año fue.
Apenas entró en internet no tengo ganas, no tengo tiempo.
Proyectos empezados con ilusión pospuestos.
Sólo quiero escribir,y descansar.
Creo que el virus de la situación general que vivimos me ha entrado en vena.
Espero que la rosa no se marchite.
besos
p/ también tengo canas y alguna arruga nueva
besos

Conguito says:
viernes, 27 enero, 2012

Pulguilla:

¡Ánimo! No hay mal que cien años dure.

Besos

Mery Jane says:
viernes, 27 enero, 2012

Es ley de vida compañera!!
Mi madre siempre dice que se nota más el paso del tiempo al ver crecer a los hijos, y debe ser verdad.
Y ya verás cuando cases a tu niña...mis padres estuvieron emocionados toda la boda, y eso que ya estoy en la treintena...
Si es que para los padres parece que los hijos nunca crecen eh?
En fin,...no te desanimes, todos pasamos por lo mismo.

Conguito says:
lunes, 30 enero, 2012

Me llegan rumores que doy la impresión en esta entrada de melancolía. No, no y no.

Es simplemente una puesta al día, porque efectivamente, en los enanos se notan más los cambios. Ironman y yo seguimos iguales (con un par de canas más si acaso).

Ya verás cuando tus tortuguitas se independicen, MJ!

Madrina E. says:
martes, 31 enero, 2012

El otro día oí en la radio a una señora de 82 años, por cierto, Canaria, que era campeona por lo menos de España en natación aunque ella dijo con mucho sentido del humor que era la única en su categoría, je,je.
Comentó que empezó a nadar a los 65 años cuando se jubiló y ahora nada hasta la isla Graciosa y vuelve, una pasada.
Con esto te quiero decir que no pasa nada, que nunca es tarde para empezar o para retomar y que, efectivamente, hay que vivir el presente y hacer lo que en cada momento toca.
Besos a montones.

Conguito says:
martes, 31 enero, 2012

Pero qué salada que eres Madrina E.!

Así da gusto.

Besos