lunes, 20 de septiembre de 2010

Miedos infantiles

12 comentarios
Imprime esta entrada De niña, bajando hacia el club, me imaginaba, mejor dicho, veía como el ángel y su enorme cabalgadura, blandiendo sin piedad su espada, se elevaban por los aires repartiendo justicia. Yo, como siempre he sido más bien mala, temía por mi vida. (Es el monumento a los caídos en la avenida de Anaga, Santa Cruz de Tenerife).
De niña se comentaba que si le tocabas los pies a esta estatua, por la noche cobraba vida e iba a por ti. De aquella un jardincillo la rodeaba, lo que hacía más difícil la proeza. ¡Qué pesadillas! (Iglesia San Francisco, plaza de la Gesta, Oviedo).
El autobús pasaba por aquí todos los días lectivos, de camino al campo de concentración colegio. No sé por qué, pero la señora amarilla y verde me parecía talmente la madrastra de Blancanieves (mi princesa favorita por no ser rubia). Creía que este sería un sitio enorme, inóspito y oscuro. Bueno, oscuro sí es, una de tres. ¡Qué equivocada estaba! (Pub Picos, un clásico de la ciudad).

Y cuando nos mudamos, pasaba por casa Conrado para llegar a mi casa desde la parada del autobús. Más de una vez soñé con la cabeza de pixín de ojos dislocados persiguiéndome para comerme con esos dientes... pero no pongo la foto porque ahora me queda muy lejos.

¿Qué me decís de vuestras fobias infantiles? ¿Teníais?

12 comentarios:

Bridget says:
lunes, 20 septiembre, 2010

Crocodiles under the bed. Don't ask me how they got there, but I couldn't sleep with my foot or arm hanging over the edge of the bed. Still have to be careful. ;-)

Luis says:
lunes, 20 septiembre, 2010

Pues ten cuidadin con los ángeles Congui... no te pase lo que a mi ye te corten la cabeza... Besis

40añera says:
martes, 21 septiembre, 2010

Yo tengo muchas y variadas pero los terremotos son lo peo.
Un beso
La verdad es que ese angel es bastante feo y amenazante nunca me ha gustado

Fiebre says:
martes, 21 septiembre, 2010

La mía (hablo por boca de mi progenitora) eran los pájaros.

Parece ser que en tiempos de penuria y "poco espacio vital", compartía cuna al lado de ellos y se pusieron a ver los pájaros de Hitchcock. Me pasé casi un año pidiendo no, EXIGIENDO una mano amiga incluso cuando dormía profundamente.
Hoy en día no tengo traumas, pero reconozco que las aves no son lo mío.

...Hay que tener mucho cuidado con los niños.

Jose says:
martes, 21 septiembre, 2010

Saludos Conguito.

A mí nunca me han gustado las arañas, pero tampoco es que les tenga fobia. Es más, a veces cazaba moscas, las dejaba medio atontadas con un golpe y las echaba en una telaraña que tenía en la ventana (cuando vivía con mis padres en el pueblo); luego veía aparecer a la araña y cómo la envolvía con su hilo, llevándosela al nido como si fuera un paquete de regalo.

Eso me dio para escribir un par de relatos cortitos, especulando sobre si yo lo hacía por mi propia voluntad o por voluntad de la araña, que vete tú a saber si no era más lista que yo.

Un beso.

Jose.

Conguito says:
martes, 21 septiembre, 2010

Bridget, in your case, I'd be careful with our friends, the squirrels. Someday they may eat their way through the door...

Conguito says:
martes, 21 septiembre, 2010

Esa es la teoría Luis. Luego una es como es y tiene la bocaza que tiene y ya me han cortado la cabeza más de una vez, pero voy aprendiendo.

Besinos

Conguito says:
martes, 21 septiembre, 2010

Pero Cuanren! Vives en Huelva, Playa Canela? Ahí existe peligro de terremotos, no?

Pues yo, con la edad, he aprendido a apreciarlo, ya ves tú. Será que me trae recuerdos agradables de infancia también.

Besos

Conguito says:
martes, 21 septiembre, 2010

O sea, Fiebre, que las aves mejor en el plato y bien asadas, no?

Ten cuidadito, que a los pájaros les gustan las rubias...

Besos

Conguito says:
martes, 21 septiembre, 2010

Hola Jose!

Entonces les diste la idea a The Cure para que hicieran aquella canción?

Lo mío no son fobias, es que era, y me temo que soy, más bien miedica.

Besos

Luna says:
miércoles, 22 septiembre, 2010

Buenas Conguito.

Ay! Las esculturas de la isla!!

Miedos, mas bien una fobia horrorosa al agua!

Estuve a punto de ahogarme con 6 años en la playa de San Sebastian, me tiraron de una colchoneta, y no hacia pie ni sabia nadar.
Me saco un señor un poco moradilla...

Y co 15 años me tiraron a una piscina y cai sentada, me tuvieron que sacar...

Como imaginaras si el agua pasa de la rodilla... me puedo poner de todos los colores!

En, cosas de la vida!
Rosa

Conguito says:
miércoles, 22 septiembre, 2010

Ay! Luna! Esto que cuentas es muchísimo peor que lo que me pasaba a mí. Si yo hasta lo recuerdo con cariño y se me pone una sonrisa!

Pues el Cantábrico te dará pavor porque hasta la rodilla hay pocas playas que lo respeten...

Besos a ti y a la familia