viernes, 25 de septiembre de 2009

Entre-tiempos

3 comentarios
Imprime esta entrada Estamos en esa época del año de tiempo inestable. Ni frío ni calor. Cero grados.

Abro la puerta del armario, me siento confundida. ¿Me pongo ya las medias? ¿Puedo aún ir con sandalias y no pasar frío? Un día hace veinticinco grados, al día siguiente caemos en picado a los quince. Sí, efectivamente, hoy quiero hablar del tiempo.


El otro día aprendí con el enano nº2 que la cantidad de luz que recibimos en otoño y en primavera es la misma. ¡Ah! Por eso algunas plantas están todas confundidas, echando ramas, tallos, capullos y de más. ¡Soy un arbusto! Caben dos opciones:
  • Huida hacia adelante, aprovechando los últimos días dorados de sol, imaginando que es verano (esto equivale a los brotes de algunos árboles) o
  • Dejar marchitar las hojas, parar la actividad, es decir, sumirme en la melancolía perezosa de lo que se nos viene encima, días cortos, noches largas, frío, viento...
Se me ocurre salir a la calle a ver cómo enfrentan mis conciudadanos este problemilla. De paso a lo mejor me entero de las tendencias para la temporada otoño/invierno.

Todavía hay turistas en la ciudad, me inclino entonces por ropa de verano.
¡No! ¡Un momento! Esto es otra historia:
Las hay que visten por el calendario: look invierno total. ¿Quién no ha podido soportar alguna vez la presión de estrenar ese nuevo conjunto que se ha comprado? Yo, desde luego, no.
También ellos, con un toque más clásico.
Hay quien se pone alguna prenda de invierno, pero mantiene los pies aireados.
También tenemos el caso contrario. Ya se sabe que los catarros empiezan por los pies.
Hay quien presume de bronzeado y piernas (porque yo lo valgo) y otras ya han desempolvado los leotardos.
Hay quien apura el verano hasta el final. Todavía se puede mostrar la piel tostada (aunque yo me empiezo a ver amarillenta...)
También ellos saben vestirse adecuándose a la temperatura.

Este estilo no sé cómo catalogarlo: bohemio, glamouroso, chic pero informal, desde luego original. Ni siquiera sé si es de verano o de invierno... (y no, no estaba embarazada).
Veo zapatos de verano...
... y de invierno (estilo pezuña de caballo).
Está claro que el estilo pitillo con botas se va a seguir llevando
Los legging irrumpen con fuerza, a llevar con botas ...
...o con zapatos.Para los más jóvenes, se sigue llevando el tiro muy muy bajo, así que hay que comprar calzonzillos bonitos y un buen cinturón...
Conclusiones: esta ciudad es una pasarela. La gente se mueve con elegancia. Sigo sin saber qué ponerme.

3 comentarios:

mamuma says:
viernes, 25 septiembre, 2009

las imágenes de tu artículo,demuestran las diferencias existentes entre los humanos.
saludos

Conguito says:
sábado, 26 septiembre, 2009

Sí, Mamuna, como dicen los franchutes: vive la diferance!
Saludos

Madrina E. says:
viernes, 02 octubre, 2009

Llevo muchos días viendo lo mismo, una mezcla de ropa increible. Yo por mi parte creo que la temporada no debe seguirse por el calendario, es absurdo, si hace calor pues estiro la ropa de verano. No me pongo lino porque tampoco hace tanto calor pero si conservo prendas de manga corta con una chaqueta. La verdad que este año en mi ciudad parece que no quiere entrar el frío y no veas lo que lo agradezco...temperatura ideal unos 20-22 grados. Es que el invierno es tan largo por estos lares...
Besos.
E.