sábado, 19 de septiembre de 2009

Mi despertar

3 comentarios
Imprime esta entrada Érase una vez una niñita de ojos marrones y nariz chata, un tanto aturdida. La niña creció, se convirtió en muchacha, luego en mujer. Sin embargo, como casi todos, siguió viéndose como esa niñita en su corazón.

La vida fue pasando y pesando... hasta que un día, hace cuatro años, desperté. Me caí de la cama. Con batacazo incluido. Lo ví claro, tuve una epifanía: Sólo tengo una vida. Esta vida. No hay segundas oportunidades. Es aquí y ahora.

Mira tú por donde, la vida es en tecnicolor cuando tienes los ojos abiertos. Todo es más intenso cuando sabes que ese momento que está pasando no volverá.

Por eso desde entonces toco (aporreo) el piano, juego (más o menos)al tenis, tengo una reflex digital, un blog, me dedico a la repostería, leo los clásicos...Intento exprimir cada momento. Cada uno lo planeo, lo disfruto y recordándolo, lo saboreo.

¿Qué falta para que la felicidad sea completa? Que mis enanos despierten ahora. Que vivan su vida con pasión desde ya. ¿Cómo trasmitirlo? Ni idea. Sólo puedo seguir como hasta ahora con la esperanza de que les llegue la onda.

3 comentarios:

lunatica says:
lunes, 21 septiembre, 2009

Una idea. Cuando podemos, mis hijos y yo trabajamos como voluntarios en actividades caritativas, para orfanatos, ninhos minusvalidos, cancer etc etc.

Conguito says:
lunes, 21 septiembre, 2009

Una gran idea, Lunatica. Veremos lo que se puede hacer. A lo mejor así estos enanos aprenden a apreciar su vida de lujo.

KUBAN says:
martes, 22 septiembre, 2009

Tus palabras son una verdadera invitación a amar la vida en su totalidad. Gracias por vistarme y hablarme. Un fuerte abrazo.