lunes, 2 de noviembre de 2009

Fútbol de nuevo

2 comentarios
Imprime esta entrada Pues sí, la liga ha comenzado. No este fin de semana, no. Este ya es el quinto partido y lo que nos queda...

Para darle un poco de emoción al asunto, me perdí. Tenía que coger la carretera antigua hacia Lugones. De repente estábamos en Colloto. Se me borró del cortex cómo llegar. Debemos ser uno de los pocos que no usamos GPS...Y allí estaba yo a las puertas de Parque Principado y casi sin batería en el móvil. Después de una vuelta turística por la mitad de nuestra región, encontramos el campo de juego. Pero como llegamos con media hora de retraso, el pobre enanito comenzó el partido en el banquillo. Sorry!

Este año los benjamines juegan a fútbol 8. Nuestro equipo va el primero de la tabla. El sábado jugaron bastante mal, apelotonados y nada organizados. Aún así ganaron cuatro a cero. Se les está subiendo a la cabeza a estos enanos. Los padres de las estrellas opinan que tienen el Síndrome Barcelona. Mientras no sea el del Real Madrid...

Van a subir el primero de cada grupo y los cuatro segundos. En total unos 17 equipos. Entonces me pregunto ¿queda algún niño de 10 y 11 años que no juegue al fútbol? Lo dudo. Bueno, sería una alegría que nuestro equipo subiera.
Lo que me hace gracia es que estos niños, pequeñinos como son, se comportan como hombrecitos en el campo: corren, luchan, se desesperan, se baten el cobre (se oyen las patadas en las espinilleras). Después, cuando acaba la batalla, se duchan y al salir se metamorfosean de nuevo en nuestros niñitos mimosos. Esta vez, uno de nuestros jugadores al encontrarse a la salida con su madre, le sonrió abiertamente y con voz zalamera le dijo:

- ¡marqué un gol, mamá!

2 comentarios:

Madrina E. says:
jueves, 05 noviembre, 2009

Ay hija! Te entiendo tanto...ambas pasamos por lo mismo y a ver si no nos impide quedar tal como hemos organizado. Hasta el martes próximo no sabré la fecha exacta del partido, la incentidumbre me mata.
Te doy la razón en cuanto que parecen hombres hechos y derechos en el campo pero cuando están agotados sacan el niño que todavía llevan dentro...
Por otra parte, estoy de acuerdo contigo en que no debe quedar ningún niño de estas edades sin jugar al fútbol. Hay cientos de equipos en esta ciudad.
Ahora con el frío que ya ha comenzado lo llevamos peor por estas tierras...Paciencia y buen abrigo.
Besos.
E.

Conguito says:
jueves, 05 noviembre, 2009

Aquí también ha entrado el invierno, aunque seguramente no tan crudo como allí. Sea como sea nos tenemos que encontrar!
Besos