viernes, 21 de mayo de 2010

Scones de jarabe de arce

6 comentarios
Imprime esta entrada Hace poco descubrí Mennonite Girls can Cook. Los menonitas son una escisión de los Amish. Han aceptado la tecnología y la educación después de los 13 años, pero siguen siendo muy, muy, pero que muy religiosos. Esta página me encanta. Irradia una simpatía, una paz de cara a la vida que, francamente, envidio. Esta excelente receta sale de ahí. Hay muchas recetas maravillosas en la red que hago, disfrutamos en familia y ahí se acaba la historia. No le veo mucho sentido a repetir en este blog una receta que ya está colgada. Esta es la excepción que confirma la regla. Para aportar algo, os lo pongo en sistema métrico decimal en vez de en tazas.

Los scones son una mezcla entre galleta y panecillo. Habitualemente no me suelen gustar, me resultan muy secos y aburridos. Esta receta es la excepción. Llevan un cargamento de mantequilla y, como endulzante, jarabe de arce. ¡Ah! ¡Quién fuera canadiense para poder bañarse en este caldillo maravilloso!

Juzgad por vosotros mismos.

Scones de jarabe de arce
24 scones

Ingredientes
Para los scones
  • 220 gr. harina
  • 65 gr. harina integral
  • 55 gr. avena en copos
  • 1 cucharadita levadura química
  • 1 cucharada azúcar
  • 1 cucharadita sal (puse 1/2)
  • 200 gr. mantequilla fría
  • 60 ml. yogur
  • 60 ml. jarabe arce
  • 2 huevos, L
Para el baño
  • 100 gr. azúcar lustre (glass)
  • 60 ml. jarabe arce
Método:
  1. Mezcla en un bol harinas, avenas, sal, azúcar y levadura. Reserva.
  2. Añade la mantequilla fría en trocitos. Mézclalo con dos cuchillos, cortándo la mantequilla hasta obtener una especie de migas.
  3. Bate ligeramente los huevos en un cuenco. Añade yogur y jarabe de arce.
  4. Incorpora esta mezcla a las harinas rápidamente, lo justo sin amasar.
  5. Enciende el horno a 200ºC.
  6. Enharina bien la superficie de trabajo. No, mucho más harina. Coloca la masa sobre ella, espolvorea muchísima harina sobre ella y extiéndela con 1 cm de grosor.
  7. Córtala en triángulos o círculos o como más rabia te dé. Colólacas en dos placas de horno forradas con papel sulfurizado o silicona.
  8. Hornea 15 min. o hasta que estén doradas.
  9. Mientras se enfrían un poco, haz el glaseado. Mezcla azúcar lustre y jarabe de arce. Pincélalos sobre los scones aún calientes. Trabaja rápido.
Las chicas menonitas nos dicen que se pueden espolvorear con copos de avena para decorar si se quiere. Además se pueden preparar un día que no tengas nada que hacer, las cubres y las dejas en la nevera durante la noche para hacerlas por la mañana al desayuno.

Nosotros nos los comimos de postre en la cena con unas fresas. Su vida fue corta. Descansen en paz.

6 comentarios:

vamosalculete says:
domingo, 23 mayo, 2010

¡Amén!...No me extraña que te duraran tan poco, la verdad es que se ven con una pinta estupenda, parecen muy crujientes a la vez que esponjosos...Mmmmmmmmmmmm...

Por cierto, el jarabe de arce ¿dónde lo compras?...¿quizás en el C.I.?

Un besote, mi solete.


Vamosalculete.

Conguito says:
lunes, 24 mayo, 2010

Sí, en el C.I. lo encuentras, y también en la c/ Quintana en esa tienda que es un supermercado de cosas raras: tofu, hierbas, alimentos para celiacos...

Besos

Impasse says:
lunes, 24 mayo, 2010

Exquisitos. Y originales, al menos por aquí, que estamos lejos del territorio "amish"
Besos

Conguito says:
lunes, 24 mayo, 2010

La verdad es que todo lo que tenga jarabe de arce me gusta, ¡hasta las salchichas!
Besos

Una pulga más says:
domingo, 30 mayo, 2010

Pero que es el jarabe de Arce?, Aparece siempre en textos USA, y siempre me ha picado la curiosidad.
Congui das con todo, eres una oteadora de mercado profesional.
Ya hemos probado las bayas de Goji
Besines

Conguito says:
lunes, 31 mayo, 2010

El jarabe de arce es la savia del árbol de arce, que es típico de Canadá y norte de América. En Norteamérica se usa para endulzar tortitas americanas, gofras, torrijas, tostadas...que ellos comen al desayuno. También lo echan sobre el bacon, los huevos y las salchichas de desayuno. En Canadá hay un pudding caliente de jarabe de arce que es una delicia, ya lo publicaré en invierno, que entra muy bien.

Prueba a sustituir el azúcar de las recetas dulces por jarabe de arce: por cada taza de azúcar usas 3/4 de taza de jarabe de arce, además tienes que reducir el líquido de la receta: unas dos cucharadas menos. La temperatura de cocción en el horno la bajas unos 10º, ya que el sirope de arce calienta más rápido y tiende a quemarse.

Por último (y vaya rollo que te estoy echando), el helado hecho con sirope de arce en vez de azúcar está para chuparse los dedos y especialmente cremoso pues el jarabe de arce no se congela. Si le añades unas nueces caramelizadas... ¡ummmmm! estoy salivando...

Espero haber sido de ayuda.

Besos