miércoles, 7 de octubre de 2009

La dama del alba, Alejandro Casona

2 comentarios
Imprime esta entrada Esta es una de las lecturas obligatorias de la enana.

-¡Un clásico!, me digo.

Pues me la leo. Tal vez después podamos discutirla un poco la enana y yo.

Se trata de una obra de teatro corta o tal vez sea que es tan fácil de leer, tan agradable y tan gráfica, que se la cepilla una en un plis-plas. En mi caso concreto me la acabé mientras estaba K.O. en la cama con una bronquitis y sudando la fiebre.

De esta historia me ha cautivado, sobre todo, la confianza y cariño que se respira en la casa. En segundo lugar la caracterización de la pereligra y sus diálogos con el abuelo, tanto en el fondo como en la forma. Por último, pero no por eso menos importante, el desenlace. Agridulce y perfecto.

2 comentarios:

Madrina E. says:
jueves, 08 octubre, 2009

Conguito: me sigue sorprendiendo la capacidad de lectura que tienes...yo ya tengo bastante con las Uvas de la Ira...no me da tiempo a más aunque quiera.
Besos.

Conguito says:
jueves, 08 octubre, 2009

Ya, es que a mí me tumbó una bronquitis que pasaba por aquí aburrida. Como no soy capaz de estarme quieta, pues agarré este libro y me lo devoré.
Besos