domingo, 25 de octubre de 2009

Una copa

4 comentarios
Imprime esta entrada Por gentileza del cambio horario, nuestra noche de ayer fue una hora más larga. Esto había que celebrarlo: nos fuimos de cena con la Happy Pandy.

La cosa no quedó ahí. Después y para no romper las tradiciones, se imponía ir a tomar una copa. El barman me cogió un tanto desprevenida, así que lo primero que se me vino a la cabeza cuando me preguntó que se me ofrecía fue Baileys.

No sé si estaba tan contento como nosotros de poder abrir/dormir una hora más, o si por la crisis la bolleta de este licor estaba a punto de caducar. El caso es que me sirvió un tanque de baileys. Lo nunca visto, oye. Hasta arriba del todo.

Habrá que volver.

4 comentarios:

mamuma says:
domingo, 25 octubre, 2009

Se sentiría contento

Conguito says:
lunes, 26 octubre, 2009

Eso espero

P. says:
lunes, 02 noviembre, 2009

Anda q vaya buena pinta, en nuestra próxima quedada habrá que ir a probar el tanque de Baileys,ok?,habrá q comprobar si estaba alegre y averiguar sus turnos jjjj

Conguito says:
lunes, 02 noviembre, 2009

Todo un plan de ataque!