viernes, 2 de octubre de 2009

A través de sus ojos

7 comentarios
Imprime esta entrada El otro día salimos a dar una vuelta por Absurdistán, a esa hora en que todo el mundo está dumierdo. Descubrimos una nueva estatua.

El pobre Luis Riera Posada estaba ahí sentado, a pleno sol, pegado al banco. Los enanos acudieron en su ayuda.

Inmediatamente esto:
¿Cómo narices ha sobrevivido esa tienda a la demolición?

- ¡Eh! ¡Mirad esto! ¿No es gracioso?

- ¡Mamá! ¡Tú siempre encuentras todo gracioso!

Me quedé patidifusa. Paralizada mientras por primera vez me miraba a través de sus ojos.

7 comentarios:

mamuma says:
sábado, 03 octubre, 2009

curiosa foto.
la pregunta que surge al verla es:
¿Como va a levantar el edificio sobre la tienda?

Conguito says:
sábado, 03 octubre, 2009

¡Qué razón tienes! Pues seguiremos atentamente el caso para descubrir el misterio.
Saludos

Chus says:
sábado, 03 octubre, 2009

Una anécdota:
Luis Riera era amigo de mi padre.
Hace poco paseaba con mi niño por la zona y le expliqué quien era y la relación con su abuelo.
Me mira y me pregunta:
¿Por qué no sentaron a "buelito" con él?
........
Al final se conformó con una foto exactamente en la misma postura que Luis.

Conguito says:
sábado, 03 octubre, 2009

La verdad es que la estatua invita a sentarse con él. Tiene un aire tan simpático!

Madrina E. says:
martes, 06 octubre, 2009

Por deformación profesional diré que probablemente el de la tienda será arrendatario y habrá sido totalmente imposible para el propietario del edificio llegar a un acuerdo (económico logicamente) con él y han decidido hacer "esto", una chapucilla desde mi punto de vista pero si tecnicamente es posible lo han podido desbloquear. Igual no ha ocurrido nada de esto pero lo he visto tantas veces....
Otra opción: que la tienda tenga un encanto especial y les haya dado pena tirarla también...pero no creo.
Besos.
E.

Conguito says:
martes, 06 octubre, 2009

Ya, Madrina, pero nunca había visto que al no llegar a un acuerdo, siguieran el proyecto. A lo mejor, cuando empiecen a construir, se le cae una viga sobre la tinduca y ¡ay! se rompió...
Besos

Madrina E. says:
miércoles, 07 octubre, 2009

Yo tampoco lo había visto nunca porque todo se acaba arreglando con dinero...o no, como en este caso. Si, sí, otra opción es esa:que se rompa "fortuitamente" y entonces no quede más remedio.
Menuda historia que nos estamos montando nosotras solitas! Je,je.
Besos.
E.