domingo, 1 de marzo de 2009

Karaoke

1 comentarios
Imprime esta entrada El sábado por la noche salimos a cenar con la pandilla. Una pena que al final no nos disfrazásemos.

Después de la cena y de la primera copa, ya un poquitín entonados, se nos ocurrió volver al karaoke. Ya que no nos habíamos disfrazado, podíamos desmelenarnos un poco desafinando en público.

Mientras estábamos allí, esperando a que pusieran nuestra canción, nos preguntamos ¿que nos mueve a ir al karaoke? ¿Ganas de un poco de notoriedad? ¿Buscamos socializar? ¿Mostrar un talento oculto? ¿Vencer una apuesta? ¿Demostrarnos algo? ¿Reirnos de nosotros mismos?

Personalmente me gusta el karaoke para reírme un rato de mí misma. Tengo que reconocer que nunca me atrevería a salir a la palestra sola. Nosotros salimos en grupo. Mi admiración por los solistas es infinita. Una vez pasado el primer trago de vergüenza, lo encuentro liberador. Desgañitarte con tu cación favorita, una placer. Después te quedas como nueva, oye.

¿Os gusta el karaoke? ¿Lo habéis probado? ¿Volverías?

1 comentarios:

Bridget says:
jueves, 05 marzo, 2009

There's a Chinese restaurant with karaoke near my house -- odd combination, but whatever. I don't perform (that is my gift to humanity), but there never seems to be a shortage of people who do. A few of them can even sing. ;-)