martes, 18 de noviembre de 2008

Clase de Piano

2 comentarios
Imprime esta entrada Ayer teníamos clase de piano. Resulta que sólo el enano nº 2 pudo disfrutar de ella. ¿Por qué? A la enana le tocaba recordatorio de vacuna de papiloma humano a la hora de mi clase. Para más inri, cuando llegábamos a casa se me puso amarillita, mareos, dolores musculares, dolor de cabeza. Conclusión: el enano pudo disfrutar de dos horas de clase.

Fue bueno que se diera este caso pues está preparándose para el examen de ingreso en el conservatorio. La verdad no sé cuántos años necesita para ello, ni si aprobará y, si tiene éxito si continuará. El hecho es que él está haciendo un esfuerzo y tomándoselo en serio. Sólo por eso merece la pena.

Nuestra profe de piano se llama P. P. es la profesora con más paciencia sobre la faz de la tierra. Cada martes me asombra. Se gana el cielo. Consigue casi lo imposible, una combinación de simpatía y firmeza que funciona a la perfección con los niños. Un día sacará unas oposiciones o conseguirá un trabajo más estable y la perderemos. Tiemblo ante esta perspectiva. Mientras nos dure la disfrutaremos.

Esta visto que mis hijos no están capacitados para sentarte como el resto de los mortales. Aquí tenemos al enano. Puede parecer que está castigado. No es el caso, está super concentrado tratando de responder las preguntas sobre teoría de la música.

2 comentarios:

P. says:
lunes, 02 noviembre, 2009

Me encanta esa foto del enano nº 2 conmigo y el piano....parece q está preparada y nada más lejos de nuestras intenciones

Conguito says:
lunes, 02 noviembre, 2009

A ver si la encuentro y te la mando.