jueves, 29 de abril de 2010

Galletas con licor de café (He tenido un sueño)

10 comentarios
Imprime esta entrada
Esta noche tuve un sueño. Como todas las noches. Reformulando: esta mañana me acordé del sueño que tuve esta noche. Fue un sueño alegre, el mío.

De repente aparecíamos mi mejor mitad y yo en el pasillo de un hotel, ataviados únicamente con una toalla. Grande, pesada y blanca. Total, que no sabíamos cuál era nuestra habitación. Teníamos las llaves en la mano, llenas de números pero no sabíamos cuál era la habitación. Este hecho nos producía una hilaridad incontrolable. Nos reíamos a mandíbula batiente. Una risa de esas bobas que les da a los niños y que tanto enerva a los mayores (pero esto es otra historia). El hotel debía de estar en la playa, pues en la siguiente escena estábamos con nuestras toallas blancas y con nuestras llaves numéricas a la orilla del mar. Un enorme tronco yacía en medio de la misma y unos astronautas estaban entrenándose (?). Nosotros seguíamos riéndonos muy contentos. Por fin alguien nos explicó cuál era el nº de la habitación. Creo recordar, el 245. Recorrimos pasillos y pasillos, a veces veíamos el 243 otras el 250... sin embargo el nuestro no. Seguíamos riendo.

La siguiente parte del sueño la pasamos contándoles a los astronautas, que estaban entrenándose en la playa sobre el tronco caído, lo gracioso que era reírse durante una hora entera: una hora EN-TE-RA. Agotador, oyes. El despertador sonó. La risa se acabó.

¿ interpretaciones?

En estos momentos estamos disfrutando en casa de estas galletas con licor de café. Este ingrediente les da una cremosidad especial, más que si sólo les hubiéramos añadido café soluble. Tal vez porque este nuevo ingrediente es líquido, la masa quedó un poco floja y las galletas se desparramaron, tenían que haber salido con forma rectangular. ¡Vaya por Dios! ¡Habrá que repetirlas! La próxima vez, porque habrá una próxima vez, les añadiré dos cucharadas más de harina o tal vez les quitaré 15 gr. de mantequilla, o las dos acciones simultáneamente. Ya os contaré.

Galletas con licor de café
De All about Cookies
36 galletas

Ingredientes:
  • 2 cucharadas soperas licor de café
  • 1 cucharadita café soluble (uso descafeinado)
  • 1 1/4 tazas harina
  • una pizca canela en polvo
  • una pizca sal
  • 115 gr. mantequilla, temperatura ambiente
  • 85 gr. azúcar moreno sin refinar
Método:
  1. Mezcla en un cuenquito el licor y el café soluble. Reserva.
  2. En otro bol, mezcla harina, canela y sal. Reserva.
  3. Bate mantequilla y azúcar hasta que no haya grumos.
  4. Incorpora la mezcla licor-café y mézclalo bien.
  5. Añade harina, revolviendo lo estrictamente necesario. Dale forma a la masa de tronco rectangular, envuélvelo en papel transparente y deja que repose (endurezca) en la nevera un par de horas. Luego puedes cocerlas o congelarlas (aguantan unas 4 semanas sin perder propiedades, pone mi libro)
  6. Si quieres consumirlas ya, enciende el horno a 180ºC. Corta el tronco en rebanadas de 1/2 cm de espesor. Colócalas en una bandeja de horno forrada con papel de hornear o lámina de silicona y cuécelas durante unos 12 min. o hasta que estén doraditas.

10 comentarios:

Tordon says:
viernes, 30 abril, 2010

Para no tener sueños extraños, resulta recomendable echarle el licor... ¡a las galletas!

Conguito says:
viernes, 30 abril, 2010

... y a mí que me pasa justamente lo contrario...

De usted, con su fértil imaginación, esperaba una interpretación elaborada de mi sueño

Saludos

Una pulga más says:
martes, 04 mayo, 2010

Me encanta buscar explicación a los sueños.
Veamos, el hecho de estar sin ropa en un hotel y sin encontrar la habitación podría sugerir el deseo de escapar de la rutina convencional, estáis felices.
No encontráis vuestro número de habitación porque no queréis volver a vuestra realidad.
Je! lo de los astronautas se me escapa. El agua del mar visualiza amor, ¿Pero que narices representan los astronautas? Quizás la ensoñación, la fantasía... enseñarles a reir? compartir lo divertido que es la risa?. Tal vez deseas escapar de una vida demasiado encorsetada en normas aprendidas que al final sigues por inercia, pero que si las examinas no te gustan tanto.
Esta parte final, ya no sé si estoy hablando de tí o tal vez de mí... en fin, como decía Calderón ...Y los sueños, sueños son.
besines

Impasse says:
martes, 04 mayo, 2010

No sé interpretar los sueños, pero tiene rzón Pulga, los sueños, sueños son
Besos

Conguito says:
martes, 04 mayo, 2010

Sí, Pulguilla, sí, tienes toda la razón, necesito vacaciones ya de ya. Con media mitad y sin enanos, los bomberos se pueden quedar.

¡Qué bueno Calderón!

Besos

Conguito says:
martes, 04 mayo, 2010

Bueno, Impasse, cuando son agradables, bienvenidos sean.
Besos

Madrina E. says:
martes, 04 mayo, 2010

Dicen que todos soñamos todas las noches varias veces pero que somos pocos los que nos acordamos. Yo todas las noches sueño y me acuerdo. Muchas de ellas están relacionadas con la vida cotidiana pero hay veces que son cosas tan extrañas que resulta dificil encontrar una explicación. Lo que más me gusta es tener sueños agradables, odio las pesadillas aunque dicen que es bueno tenerlas, no sé yo...

Dulces sueños Conguito y que todos sean como ése.
Besos.
E.

Conguito says:
martes, 04 mayo, 2010

¡Madrina! ¡Te acuerdas todos los días de lo que sueñas! Pero eso es fan-tas-ti-co! Tienes que escribir un libro sobre esto. Acompañado del estado de ánimo el día anterior al sueño. Te haces de oro. Estoy segura!

Dulces sueños a ti también.

Besos

Anónimo says:
sábado, 03 septiembre, 2011

SUEÑO MUY TONTO PERO MAS TONTA LA INTERPRETACION Y ESO QUE?????

Conguito says:
sábado, 03 septiembre, 2011

Se te nota la envidia... hasta en el apodo. ¡Qué falta de valor, Anónimo!

Te deseo dulces sueños.