domingo, 19 de julio de 2009

Bloganiversario

2 comentarios
Imprime esta entrada Un año y un día. Trescientos sesenta y seis días desde que me tiré a esta piscina sin saber si tenía agua.

Abrí este blog por aburrimiento. Sí, claro, ya me rondaba la idea en la cabeza, pero más bien era una idea lejana, un coqueteo, un proyecto de vida futura.

Comencé escribiendo como vía de escape, de desahogo. Esta era la idea original. Luego lo hice público. Ya no podía plasmar mis pensamientos crudos en blanco y negro. Había que maquillarlos un poquito si quiera. ¿Para qué hacer mala sangre? Claro, también entró en escena la vanidad, el ansia de gloria. Primero escribía para mí exclusivamente, luego intenté la comunicación con un público imaginario. Vi que no era la única loca desnudando mi alma en la red.

Entonces se me ocurrió relatar mi vida, cotidiana e interior, para mis hijos. Así podrían ver que soy más que su madre. Soy una persona, con miedos, sueños, recuerdos, proyectos. Alguien que tenía una vida antes que ellos llegaran. Como propina les dejo un relato de su infancia. De nuestra vida en común.

Supongo que este blog no es más que un intento de dejar una huella un poco más profunda que la mera existencia, que la rutina. Sí, hay más. Me hubiera gustado ser brillante, especial, engatusar a propios y extraños con mis relatos. Mis ojos se han abierto ahora. Soy mediocre, quizá con algún destello ocasional. Lo bueno es que no me importa. Sigo queriendo escribir.

Una vez transcurrido este año puedo mirar atrás. ¿Qué veo? Que nuestra vida está llena. Que somos una familia. Que tenemos amigos que nos visitan y a los que visitamos. Nuestra vida está bien. Ya he contado nuestro devenir. He llegado al siguiente nivel: nuestro día a día está cubierto. Lo difíci está por llegar. Ver más allá de la rutina y encontrar algo que decir. Sí, hay más que decir, sólo hay que rascar un poco la superficie...

Gracias a este blog he dado rienda suelta a mi pasión fotográfica. Gracias a la fotografía he aprendido a ver a mi alrededor. A percibir mi entorno. La belleza de lo que me rodea, la luz, el marco, el momento. Intentar reproducir en una foto mi estado de ánimo es todo un reto. Me gustan los retos.

Por último, este blog me ha obligado, me obliga día a día a reflexionar y a sincerarme conmigo misma. Creo que esto me ha hecho evolucionar. Desde mi punto de vista a mejor. No sé lo que los demás opinarán...

Continuará (por ahora).

2 comentarios:

Madrina E. says:
lunes, 20 julio, 2009

Querida Conguito: tus palabras nuevamente han logrado emoocionarme. Como ya te he dicho en anteriores ocasiones, tu blog me hace estar día a día en contacto contigo, con vosotros, me hace disfrutar de vuestra vida cotidiana y llego a la conclusión de que eso es lo que verdaderamente importa, las pequeñas cosas que van llenando la vida, los pequeños detalles, el sorprendernos de las cosas pequeñas como a veces tú has reflejado en tus fotos: una tarta, una flor, la luz, el cielo, los niños que van creciendo y eso ya es un milagro...
No puedo por ello sino felicitarte en tu (vuestro) primer cumpleaños y animarte a seguir con ello, primero por tí y luego porque efectivamente es una buena propina que entregas a los tuyos.
Ah! y por eso mismo, porque la vida está compuesta de pequeñas cosas es por lo que siempre tendrás algo que decir.
Por otra parte pienso que el mero hecho de que día a día puedas reflexionar y sincerarte contigo misma y reflejarlo en tu blog es un privilegio que no está al alcance de todos, por lo que nuevamente felicidades y enhorabuena por conseguirlo! Y como esto es muy importante puedo concluir que la evolución a mejor (ya era dificil mejorar lo que había) es clara.
Besos a montones y a seguir siendo tú.
Madrina E.

Conguito says:
miércoles, 22 julio, 2009

Muchisimas gracias desde nueva york y beeeeeeeeeeeeesssssssssoooooooooos!