domingo, 23 de agosto de 2009

El Sol de Miguel

4 comentarios
Imprime esta entrada Estas vacaciones apenas nos movimos, así que hemos decidido hacer una excursioncita al Sol de Miguel.

El día es precioso, la vista va a ser magnífica. Este pico está en la sierra del Sueve, en la base del pico Pienzo.
Nos encontramos muchos puntos encantadores a lo largo de nuestro camino.
La subida es muy agradable, exceptuando algunos puntos llenos de barro en el camino. Paramos a menudo para admirar la vista.

En la base de la cima hay unas simpáticas vaquitas y algunos caballos paciendo alegremente.
Nosotros también comemos y estamos muy satisfechos.
A nuestras espaldas, la vista sobre la costa cantábrica.
Ya sabéis, para ver bien la panorámica hay que clicar sobre ella.

Comenzamos a descender. Para empezar nos encontramos con estos árboles caídos. Parece que están echándose una siesta.
Bajamos bosque através. De repente un barrizal. Sería el primero de muchos. Mi mejor mitad casi pierde el playero. Menos mal que ya estábamos casi en la meta...
El bosque era realmente precioso. A veces se veían las huellas de los jabalíes. Menos mal que no nos encontramos con ninguno.
Llegamos llenos de barro, arañados de las zarzamoras y demás pinchos y ortigados hasta el alma:
Apunte mental: necesito zapatos de monte y pantalones largos. El lunes sin falta me hago con un par de cada.

Si quieres leer sobre el cuarto día en Nueva York, pincha aquí.

Pincha aquí para leer lo que pasó el 8 de agosto.

4 comentarios:

lunatica says:
lunes, 24 agosto, 2009

Tu si que sabes aprovechar el dia.
Que hermoso paisaje!! aunque termines toda embarrada vale la pena.

Conguito says:
lunes, 24 agosto, 2009

Lo peor no fue el barro, sino las picaduras de ortiga. Sentíamos pequeñas decargas eléctricas en las piernas. Pero mereció la pena!
Besos

Anónimo says:
miércoles, 26 agosto, 2009

Bon, enfin je te laisse un message. Super pour vous cette belle balade. Heureusement que tout s'est bien terminé.
Tu peux diffuser des photos de nous pas de problème.
Nous allons sûrement partir début octobre en Suisse dans un bel hôtel avec soins proposés.
Je t'embrasse,

Anne

Conguito says:
miércoles, 26 agosto, 2009

¡Qué envidia, Suiza! Ya me contarás qué tal. A mí, cuando hacemos un viaje así, sólo de pensarlo ya me relaja.

besos