domingo, 6 de junio de 2010

Tartaleta de kiwi

5 comentarios
Imprime esta entrada Con esta tarta veraniega, doy por finalizada y cerrada la semana de la receta.
Lo que me gusta de este postre, es la masa quebrada, nada dulce y aromitazada con romero que admite muchas variaciones. Usé kiwi, pero también se pueden poner higos frescos, melocotón, nectarinas, ciruelas claudias... o una mezcla de todas ellas.

Tartaleta de kiwi
8 raciones

Ingredientes:

Para la masa quebrada:
  • 1 1/2 tazas harina
  • 1/2 taza harina de maiz
  • 1 cucharada azúcar
  • una pizca sal
  • 115 gr. mantequilla fría
  • 1 cucharadita romero seco
  • agua fría (la que necesitemos)
Para el relleno:
  • 1/3 taza yogur natural
  • 225 gr. queso cremoso tipo philadelphia
  • 1/4 taza azúcar
  • ralladura de un limón
  • una pizca de sal
  • 2 cucharadas de mermelada (usé de ciruela)
  • 1 cucharada miel
  • kiwis
  • 40 gr. piñones
Método:
  1. En una sartén, tuesta los piñones a fuego medio. Reserva.
  2. Vamos a hacer la masa quebrada. Mezcla harinas, sal, azúcar y romero en un cuenco. Añade la mantequilla fría en trozos. Tríturalo todo con dos cuchillos hasta que parezcan migas. Añádele agua fría, primero una cucharada, si hace falta otra, etc. hasta obtener una pasta homogénea que no se pegue a las manos. Hay que manosear lo menos posible. Haz una bola, envuélvela en papel transparente y deja que repose en la nevera por lo menos una hora.
  3. Mientras tanto, haz el relleno: mezcla yogur, queso, ralladura, azúcar y sal. Reserva.
  4. Enciende el horno a 200ºC. Prepara un molde con mantequilla y harina. Espolvorea la superficie de trabajo con harina y extiende la masa quebrada. Cubre el molde con la masa, pasando el rodillo por encima para quitar la masa sobrante:
  5. Cuécela durante unos 30 min., hasta que esté dorada. Una vez fría, rellénala con la crema de queso y yogur. Reserva en la nevera.
  6. En un cazo pequeño, pon la mermelada y la miel a calentar a fuego medio. Deja que cocine unos minutos. Reserva.
  7. Corta los kiwis en rebanadas. Colócalos sobre la crema de queso, extiende la mezcla de miel y mermelada y espolvorea todo con los piñones.
  8. Sirve bien fría: un bocado de verano.

5 comentarios:

vamosalculete says:
lunes, 07 junio, 2010

¡Qué bien explicada! Me ha encantado la receta y me ha encantado el paso a paso.

Ya la he copiado, incluso la masa. Espero hacerla en breve, mientras, me llevo un trozo de la tuya.

Un besote, mi solete.

Vamosalculete.

Una pulga más says:
miércoles, 09 junio, 2010

Esta tarta en tartaletas individuales, otra buena opción.
Ayer hice focaccia, para ser el primer pan y el lío que monté en la cocina, por otro lado nada nuevo en mis primeras recetas, no ha salido mal. Tengo que sacar fotos para ponerla en el blog.
Esta tarta tiene que ser muy suave, y está bien la masa quebrada, no recuerdo si la que hice (otra vez la primera) lleva agua, pero tomo nota.
besines

Conguito says:
miércoles, 09 junio, 2010

Me alegro de que te guste, Fartuquina. Ya me contarás, seguro que se te ocurren modificaciones para mejorarla.

No tengo yo paciencia para lo de tarteletas individuales, es que hay que engrasar CADA molde...

La harina de maíz le da una consistencia a la masa quebrada muy especial y buena. Si la masa quebrada lleva el huevo entero, no necesita más líquido. Si sólo es la yema, hay que añadir agua, leche o algo así. Debe estar fría, para que el trigo no saque el gluten. En ese caso hay que dejar la masa reposar, porque sino encoje al cocerla.

Besos a las dos

Impasse says:
jueves, 10 junio, 2010

Esta tarta original y preciosa a la vista, me trae recuerdos de fiesta.
Las tarteletas son my entretenidas, tanto en tiempo conmo en presentación,pero hay que tener tiempo y paciencia para hacerlas
Besos

Conguito says:
viernes, 11 junio, 2010

La comeremos de nuevo, en cuanto haya higos, como en la receta original.
Besos