sábado, 9 de enero de 2010

Tomaten Pfannkuchen: las Tortitas de Fokko

8 comentarios
Imprime esta entrada Hoy a nevado, nevado, nevado.

Todo estaba tan bonito... blanco el suelo, blancos los árboles, blanco el cielo, blanco el ambiente... Saqué la cámara para plasmar los copos, casi ingrávidos, cayendo suaventemente.
No lo conseguí. Entonces se me ocurrió intentarlo con el flash:
Esto se acerca más a lo que nuestros ojos veían.

Pero a lo que vamos. Os preguntaréis quién o qué es Fokko. Pues uno de mis cuñados alemanes. De él conocemos esta receta: Pfannkuchen. Son una especie de frixuelos gordos. Se pueden preparar salados, como en este caso, o dulces con manzanas, arándanos, peras... Así que con este tiempo que los dioses del norte nos han regalado hoy, los hicimos para la cena.

Tortitas de tomate, cebolla y bacon
Para cinco personas

Ingredientes:
  • 350 gr. harina
  • 3 huevos
  • 1/2 litro leche entera
  • 1 cucharadita sal
  • 200 gr. taquitos bacon
  • 1/2 cebolla grande
  • 4 tomates pequeños
Método:
  1. Corta los tomates y la cebolla en lonchas finas. Resérvalo.
  2. Mezcla harina, huevos y leche hasta obtener una masa líquida pero gorda.
  3. En una sartén, dora los taquitos de bacon a fuego mediano. Cuando estén a medio hacer, añade la cebolla. Deja que se dore un poco, pero la cebolla debe quedar crujiente. Resérvalo.
  4. En la misma sartén, también a fuego medio, coloca un cazo de masa. En nuestro caso, el bacon no tenía mucha grasa, así que tuve que poner algo de manteca para que no se pegara.
  5. Cuando la masa esté un poco cuajada, coloca unas lonchas de tomate y algo de bacon y cebolla:
  6. Cuando ya no esté líquida, dale la vuelta. Yo lo hago con ayuda de un plato. Mi mejor mitad dice que eso lo hacen los principiantes. Sí, con estas tortitas eso es lo que soy, una principiante. Si tenéis más experiencia podéis girárlas en el aire como los profesionales. Si el bacon no tenía mucha grasa, acuérdate de añadir algo de manteca antes de darle la vuelta para que no se pegue:
  7. Deja que se dore unos minutos, de tres a cinco. La cebolla y el tomate tienen que acabar de cocerse.
A la enana nº1 y a su padre les gustan un poco picantes, con unas gotas de tabasco. También se les puede añadir algo de perejil, si lo tienes a mano que no era nuestro caso. De todas maneras, sírverlas calientes acompañadas de una ensalada mixta. Guten Appetit!

¡Ah! Se me olvidaba. Como ya os habréis imaginado, esto es sólo una variante, podéis ponerles espinacas, champiñones, queso, pimiento...

8 comentarios:

Una pulga más says:
sábado, 09 enero, 2010

Está precioso Oviedo hoy!!!, daba pena pisar la nieve.
Oye!, esas tortas tienen que estar buenas, mañana las pongo de segundo plato, ya te contaré.
Besín

Conguito says:
domingo, 10 enero, 2010

Hoy está aún más bonito, luce el sol. Habrá que sacar la cámara de paseo.

vamosalculete says:
domingo, 10 enero, 2010

Que buena pinta las tortitas, me las apunto.

Tenéis razón en lo bonito que está Oviedo con la nieve....bueno, estaba......¡Ya la han pisado toooooooda!.

Ayer me laevanté a las 6:30 de la mañana y no veáis como le daba...tengo fotos también, así que, en cuanto pueda la pongo.


Un besote, mi solete.


Vamosalculete.

Impasse says:
domingo, 10 enero, 2010

Tenemos que ensayar esas tortitas de nuestras cenas. Yo tambien sali, cámara en ristre a sacar fotos de la nieve. La misma idea que un buen número de ciudadanos. las tuyas son muy bonitas,
Besos

Conguito says:
domingo, 10 enero, 2010

Solete!
A las 6 y media de la mañana! Pero es que eres insomne? Si sólo dura un día da gusto verlo, verdad?
Besos

Conguito says:
domingo, 10 enero, 2010

Sí, una noche de estas familiar las hacemos de nuevo. Están riiiicas.
Besos

Una pulga más says:
domingo, 10 enero, 2010

Ay! Congui, si no morimos hoy de congestión, creo que nos haremos inmortales. Verás; Preparé la masa, y al echar una cacillo de pasta, me sobraba tanta que me dije, tengo que echar más. Pusé la mitad e hice una tortilla que parecía de patata,(por lo gruesa) y luego otra, estaba muy buena, pero ahora me doy cuenta que las cantidades deben ser para unas cuantas tortas.Total que nos comimos las dos tortillas entre los tres.Je! mi estómago se está inflamando por momentos, creo que esto malita y que además mis entendederas ya no tienen remedio.
Besín

Conguito says:
domingo, 10 enero, 2010

¡Ay, Pulguilla! Cuánto lo siento! Ánimo que no hay mal que cien años dure. Debe ser que los estómagos alemanes son más resistentes.
Besinos