jueves, 28 de enero de 2010

Noches de Tormenta

2 comentarios
Imprime esta entrada Normalmente no suelo tener paciencia par ver una película entera, mayormente porque estoy tan cansada que se me van los ojos. Por eso me he pasado a las series (si puede ser en versión original), que son otra cosa que películas interminables, pero en dosis de cuarenta min. Cuanto más tontas, más me gustan.

Pero al grano. Haciendo una excepción el otro día, nos dio por ver esta película.

La estética no es desgradable, con planos verdaderamente atractivos de Roadanthe, en la costa de Carolina del Norte. El ritmo es lento hasta hartar, es pastoso en demasía. Pienso que al director se le fue un poco la mano, vamos que veinte minutos menos de película no le hubieran venido mal.

El argumento ya lo conocemos: dos personas maduritas en plena crisis que se encuentran. Lo que provoca un despertar, unas fuerzas renovadas, el camino hacia el cambio para mejor; en definitiva, la sensación de una nueva oportunidad, como viene anunciado en el cartel promocional.

Pero hete aquí que el final es trágico. Me recordó tanto a la muerte de mi querida Sue, lo reviví todo de nuevo : me provocó dos noches agitadas de sueños extraños. Si lo sé no vengo. Aguantar una hora para acabar con media hora de dramón, no hay derecho.

Otra anotación: la protagonista tiene una hija adolescente que está bastante enfadada con ella, como todas las hijas adolescentes con sus madres (yo tengo una en casa). Me llama bastante la atención la reacción de la madre para explicarle su divorcio:

que la quiere y siempre la querrá con todo su corazón.

Señores guionistas y escritores, esto NO es un argumento.

No es la primera vez que lo veo, sigue sorprendiéndome: el amor como argumento que todo lo cura y soluciona. No cuela. No explicaca nada. Entre padres e hijos (desde el punto de vista adolescente) es un sentimiento al que no puedes escapar y para más inri, bastante molesto. ¿A qué escritor cursi se le ocurrió este patochada? ¿O es el reflejo del momento que nos ha tocado vivir?

2 comentarios:

Una pulga más says:
domingo, 31 enero, 2010

La muerte es cruel e injusta siempre. Deberíamos vivir contando más con ella, no a sus espaldas. Siempre consigue sorprendernos.
Y que corta es la vida. Ayer veía un reportaje sobre clonación.
Explicaba los distintos estadios y el objetivo final.
Conseguir la vida eterna. Clonándose a uno mismo y resetear nuestro cerebro en el clon, con todas nuestros recuerdos, vivencias,etc. El ser evolucionaría hacia la perfección y la inmortalidad.
Ciencia-ficción...Eso le decía a Julio Verne cuando soñaba con explorar el mundo submarino o viajar de la tierra a la luna.
Besín
p/las personas no mueren mientras permanezcan vivas en nuestro recuerdo.

Conguito says:
domingo, 31 enero, 2010

Creo que si pudieramos vivir eternamente no saborearíamos cada minuto como se merece, total, tenemos toda la eternidad! Es duro tener que morir y ver a tus seres queridos irse, pero es lo que nos hace disfrutar la vida.