jueves, 4 de marzo de 2010

Barritas energéticas II, con semillas y frutos secos

6 comentarios
Imprime esta entrada Sigo buscando una receta de barritas energéticas para mi mejor mitad.

Esta receta la encontré en Ciao, versión alemana. Esta página es de lo más útil. Como en botica lo encuentras de todo, oye.

Total que éstas son completamente diferentes a las primeras. Incluso me gustan más. Y no se deshacen. Me recuerdan un poco al turrón.

Uno de los ingredientes de estas barritas es el müsli. Nosotros siempre tenemos en casa porque, como sabéis, mi mejor mitad es made in Germany. Desde mi español punto de vista, el müsli es una especie de alpiste para humanos. Si lo mezclas por ej. con yogur, puedes pensar que es comida, pero te equivocas. Es cemento, del armado. Os explico. Cuando el müsli con yogur llega a tu estómago se pega a las paredes del mismo. Acto seguido se solidifica haciendo perder a tu estómago todas sus funciones y propiedades. Automáticamente tu digestión se paraliza o ralentiza de manera que la mezcla se aloja en tu interior al menos durante 12 horas. Todo ello acompañado de un ligero malestar.

Me acuerdo cuando vivía en Alemania. Algunos fines de semana íbamos de visita a casa de mis suegros. Mi suegro es una persona muy atenta y cariñosa.Él nos hacía müsli fresco para el desayuno. Todas las noches molía personalmente el trigo, avena y demás cereales con su molinillo eléctrico. Los maceraba en agua y nos lo servía al desayuno mezclado con frutas. Me costó años reunir el valor para declinar tan amable atención. Hasta llegué a tener un molinillo... que se me perdió en una de mis mudanzas. Seguro que Freud tiene un término para definir esta pérdida...

No os aburro más, que ya vale de recuerdos por hoy.

Barritas energéticas II
24 barritas

Ingredientes:
  • 40 gr. anacardos, tostados y salados
  • 50 gr. almendras, tostadas y saladas
  • 50 gr. avellanas, tostadas y saladas
  • 25 gr. semillas de lino
  • 60 gr. copos avena
  • 60 gr. müsli, usé uno con fruta
  • 1,5 cucharadas aceite girasol
  • 130 gr. miel
Método:
  1. Trituramos los anacardos, avellanas y almendras. Reservamos.
  2. Mezclamos todos los ingredientes juntitos y revueltos. Esto es una operación complicada. Yo usé mis manitas, que no estoy para bromas en la cocina...pero en la receta original usan una cuchara de madera.
  3. Encendemos el horno a 200ºC si es convencional, 180º C si es de aire (hay que ver que exactos son los alemanes).
  4. Forramos un molde rectangular de 23x31 cm (el mío es de Ikea) con papel de hornear. Extendemos la masa en el molde. También hay que emplearse a fondo, porque es una masa bastante compacta. Me ayuda hacerlo con la parte abombada de una cuchara mojada.
  5. Horneamos durante unos 15-20 min. Como estaba haciendo varias cosas a la vez, para variar, se me tostaron demasiado. Creo que la próxima vez 15 min. es suficiente en mi horno.
  6. Lo dejamos reposar un ratito en el molde, pero cortamos las barritas cuando aún estén calientes. Luego es imposible.
  7. Ya podemos ir a sudar con la certeza de no sufrir una pájara. ¡Ala! Ya no hay excusas.
Información nutricional:
  • Calorías/barrita: 84
  • Proteínas: 2,1 gr.
  • Carbohidratos: 9 gr. de los cuales azúcares: 4,8 gr., fibra: 1,7 gr.
  • Grasas: 5,7 gr. de las cuales: saturadas: 0,6 gr., poliinsaturadas: 2,3 gr., Monosaturadas: 2,7 gr.

6 comentarios:

Una pulga más says:
viernes, 05 marzo, 2010

Genial, la descripción del alpiste. Mi madrina estuvo muchos años trabajando primero en Alemania y después en Noruega. Nos traía muchos platos y costumbres. Recuerdo el pan, ese que pesa un trozo un quintal, pesado, oscuro... también la ensalada de coliflor,(que me encantaba) y el repollo crudo cortado muy finito y fermentado(no recuerdo el nombre), pero sobre todo las Navidades. Llegaba con adornos inimaginables aquí, con chocolates que al comer la imagen aparecía luz en el album (imagino sería un calendario de Adviento), las bolas maravillosas de nieve, y las anoraks que me traía estampadas con piel en la capucha...¡Qué recuerdos!.
Las barritas tienen buena pinta.
Besín

Conguito says:
viernes, 05 marzo, 2010

Si quieres matar la morriña, es fácil. En Lidl encuentras premezcla del pan alemán de centeno. Sólo hay que seguir las instrucciones. En casa no falta. El pan de centeno es lo primero que los alemanes echan de menos cuando no están en casa y no quiero que mi mejor mitad sufra.
La col se llama, en alemán, Sauerkraut, en francés, choucroute. A lo mejor esto último te suena más. La encuentras enlatada en el corte inglés.
La navidad es muy bonita en Alemania y realmente les gusta hacer manualidades, bueno no sólo por navidad, ahora en semana santa suelen adornar la casa con motivos tipo conejitos, huevos y demás. Tengo varios libros rodando por casa...desgraciadamente poco tiempo para hacer las virguerías que traen.
besinos

Impasse says:
viernes, 05 marzo, 2010

El "alpiste" está muy rico. A mi me suelen gustar las comidas alemanas, ya sabes la Sauerkraut con codillo de cerdo, la Fleischwurst, el musli, etc... todo muy sabroso.
A ti te sale todo bien.
Besos

Conguito says:
viernes, 05 marzo, 2010

Gracias por el cumplido, tuve una gran maestra.
A mí me gustan unas sí y otras nada de nada. Estas barritas me gustaron, pero con el müsli tengo malas experiencias...
besos

vamosalculete says:
domingo, 07 marzo, 2010

Congui, ¿y como al hormigón, no crees que le podrías poner algún aditivo al muesli para hacerlo más digestivo?...jajaja.

La verdad es que estas barritas se ven más contundentes qeu las otras.


Un besote, mi solete.


Vamosalculete.

Conguito says:
lunes, 08 marzo, 2010

Al müsli no lo arregla ni la madre que lo parió, vamos que no, no.
Estas barritas parecen más contundentes... pero las apariencias engañan. Tienen bastantes menos calorías, lo que pasa que son menos coloridas. A mí me gustaron más.
Veremos las próximas cómo salen, que aún faltan 3 recetas.