sábado, 27 de marzo de 2010

Tarta de moka

6 comentarios
Imprime esta entrada Queda inagurada la temporada de tartas cumpleaños. A partir de ahora podré hacer una tarta cada dos semanas casi hasta junio ¡yupi!

Primero le toca a papá. Pidió una tarta de café, así que aquí está. Lo que tiene de original es que la base de la crema de café es de queso, así que no resulta tan pesada como la clásica crema de moka a base de mantequilla. El bizcocho tampoco es corriente, sino de avellanas. En la receta original (que no sé de dónde saqué, pero la he modificado tanto que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia) era de nuez. Desde mi modesto punto de vista, al café lo que le va son las avellanas. Espero que os guste.

Tarta de moka

Ingredientes:

Para el bizcocho
  • 1 cucharada y media de café soluble (descafeinado)
  • 235 gr. avellanas tostadas y molidas
  • 170 gr. harina
  • 5 gr. levadura química
  • 175 gr. mantequilla, temperatura ambiente
  • 175 gr. azúcar
  • 3 huevos, tamaño L
Para el almíbar de café
  • 50 gr. azúcar moreno
  • 1 cucharada café soluble (descafeinado)
  • 55 ml. agua
Para la crema de café
  • 1 cucharada de café soluble (descafeinado)
  • 6 cucharadas azúcar
  • 250 gr. queso de untar
  • 200 gr. queso quark
  • avellanas enteras tostadas para decorar
Método:
  1. Comenzamos con el bizcocho. Bate mantequilla, café y azúcar hasta que esté blanquecino y el azúcar se haya disuelto, también aumenta de volumen.
  2. Añade los huevos, uno a uno. Enciende el horno a 170ºC. Engrasa un molde redondo de 20 cm. y cubre el fondo con papel de hornear.
  3. Mezcla avellanas molidas, harina y levadura. Añádelo a la mezcla mantequilla-huevos con una cucharada de madera. Vierte esta mezcla en el molde preparado. Hornealo durante 45 min.
  4. Mientras está en el horno, haz el almíbar. Pon todo en un cazo y caliéntalo a fuego medio hasta que el azúcar y el café se hayan disuelto.
  5. Comprueba que el bizcocho está hecho clavándole una aguja. Si sale limpia está hecho. Haz unos cuantos agujeros en el bizcocho y pincélalo con el almíbar, mientras aún estén calientes bizcocho y almíbar. Deja que se enfríe en el molde.
  6. Mientras se enfría el bizcocho, hacemos la crema. Para ello, batimos los quesos, azúcar , café hasta que sea una crema brillante y el azúcar se haya disuelto. Reservamos en la nevera.
  7. Cuando el bizcocho se haya enfriado por completo, lo cortamos en dos discos.
  8. Pues nada, ahora a montar la tarta. Colocamos un disco en el plato de servir, ponemos un aro (que me compré el otro día y tenía que estrenar) para que no se nos vaya el relleno por los lados. Extendemos la mitad de la crema.
  9. Colocamos el otro dísco encima y lo dejamos un rato en la nevera. Luego extendemos el resto de la crema sobre la tarta y por los lados. Yo lo adorné con unas avellanas enteras, pero aquí cada uno según sus posibilidades, creatividad y tiempo.
Estaba muy rica, pero al día siguiente estaba aún mejor, los sabores se habían fundido y estaba más jugosa.

¡Feliz cumple, papá!

6 comentarios:

Impasse says:
domingo, 28 marzo, 2010

Rica tarta, muy recomendable. Yo la considero creación tuya. Ese bizcocho
sabroso y esa crema de café ligera. Una delicia.
El personaje tambien está insuperable. El dice que mejorado; yo creo que está tal cual
Besitos

Conguito says:
domingo, 28 marzo, 2010

Esta tarta pasa a la categoría de los clásicos. La repetiremos.
Besos

Una pulga más says:
lunes, 29 marzo, 2010

Guapo padre, y muy emotiva la foto, me trae recuerdos encontrados de alegría y tristeza. Disfrútalo, quiérelo y mimalo todo lo que puedas...
Me imagino que es lo que haces, pero me apetece recordártelo.
Me permito esta vez en mandarle un besín para él

Una pulga más says:
lunes, 29 marzo, 2010

Je! me apunto la vela de cumple, es perfecta, para vanidosos como yo.

Conguito says:
lunes, 29 marzo, 2010

Gracias, Pulguilla. Se los daré de tu parte.
Besos

Conguito says:
lunes, 29 marzo, 2010

la encuentras en el corte inglés,la había en rojo y dorado. la compré hace tiempo, espero que sigan teniendo.
besos